El PP se ha enfrentado con cierta tranquilidad a la noche electoral, que no ha tenido grandes sorpresas para los populares y cuyos resultados han sido recibidos con moderada alegría. Con 41 escaños, Alberto Núñez Feijóo revalida su mayoría absoluta por tercera vez consecutiva al frente de la Xunta de Galicia y en el País Vasco, el PP pierde un escaño respecto a 2012, y se queda con 9 representantes en lo que fue considerado por los populares como un éxito relativo.

Al filo de las diez de la noche, el presidente del gobierno en funciones, Mariano Rajoy, llamó para felicitar a sus dos candidatos, Alfonso Alonso y Alberto Núñez Feijóo, así como a Íñigo Urkullu, de PNV, que consigue 29 escaños en el País Vasco. Fuentes de Génova aseguran que se encuentra “moderadamente contento”; una sensación que también compartía su candidato, Alfonso Alonso, en su comparecencia tras conocerse los resultados.

Alonso resiste el envite y permanece con 9 escaños, empatando con el PSE, que pierde siete representantes en la cámara vasca. El candidato popular fue el primero en salir a las diez y media de la noche  y se mostró “muy contento” por los resultados. “Hemos mantenido nuestra posición en un momento complicado”, afirmó, anunciando que ya había llamado al Íñigo Urkullu para transmitirle su enhorabuena. Un PNV al que le bastaría con PP o con PSE para alcanzar los 38 de la mayoría absoluta.

El PP mejora así las últimas encuestas en el País Vasco, que le daban como máximo ocho escaños, en lo que considera un éxito relativo. El empate con el PSOE en escaños hace que los populares puedan respirar con cierta tranquilidad, aunque estén 19.000 votos por detrás y empeoren su posición en la cámara vasca, pasando a ser la quinta fuerza tras la entrada de Elkarrekin Podemos, que ha obtenido 11 escaños, un resultado moderado de su candidata Pili Zabala, a quien las últimas encuestas le daban hasta 16 asientos.

Cospedal pide «sacar conclusiones»

El verdadero motivo de alegría en el PP estaba en Galicia. Los resultados eran los previsibles, aunque los primeros datos del escrutinio le daban una mayoría holgada, alcanzando por momentos hasta los 44 escaños. Finalmente, los 41 que predecía el CIS y el 47,5% de los votos que han obtenido han sido más que suficientes para que Feijóo consiga su objetivo de revalidarse presidente, consolidarse de nuevo en Galicia y convertirse en el gran ganador de la noche.

El presidente de Galicia salió pasadas las once y media de la noche a agradecer el apoyo a sus votantes, y desde Génova esperaron a que interviniera primero para no restarle protagonismo. Este triunfo de los populares gallegos les da oxígeno también en clave nacional y en los próximos días será un argumento para aumentar la presión sobre los socialistas.

María Dolores de Cospedal, secretaria del partido, ya ha dado muestra de ello. En su comparecencia en Génova, que tuvo lugar cerca de medianoche, emplazó «a otros partidos»-en referencia al PSOE- a «sacar conclusiones» de lo ocurrido en País Vasco y Galicia, donde han salido de las urnas gobiernos «seguros» que dan «tranquilidad» y «estabilidad». «Los españoles han penalizado con su voto a los que generan bloqueo institucional y para su país», ha continuado Cospedal, para quien es «un mensaje que ha quedado claro y del que todos deberían sacar conclusiones».

Al ser preguntada, defendió que «es una evidencia que el PSOE ha cosechado los peores resultados de su historia en las dos comunidades, tal como lo hizo a nivel nacional en las dos elecciones de 2016 y 2015», señaló. «Creo que esto merece una reflexión y algunos en alguna medida importante».

La secretaria general del PP también ha mostrado la voluntad del partido de llegar a acuerdos con el PNV. «Estamos dispuestos y somos capaces de hacerlo, de hablar con el Partido Nacionalista Vasco y cualquier otro partido que sea respetuoso con el sistema jurídico de todos los españoles», ha apuntado, para resaltar -también en un mensaje velado a Pedro Sánchez- que podrán entablar conversación con aquellos que «crean que es mejor hablar que negarse a compartir objetivos».