A Rajoy se le está acabando la paciencia. O sale entre mañana y el lunes un pronunciamiento claro de los socialistas a favor de abrirle las puertas a la gobernabilidad, en caso de que ganen los críticos a Pedro Sánchez, o comunica al Rey que no ha conseguido más de 170 escaños, los mismos que obtuvo en julio con Ciudadanos y Coalición Canaria, según han señalado fuentes populares.  La única esperanza, tal y como adelantó El Independiente, es que el comité federal apruebe la creación de una gestora, precisamente, para desbloquear la investidura, aunque tienen serias dudas en el Gobierno de que «haya más votos a favor de la abstención» que en respaldo de Pedro Sánchez y su intención de conformar un ejecutivo alternativo con Podemos.

Por ello, la jornada de mañana no solo será seguida por todo el socialismo, en un momento crucial de su historia, sino también por Moncloa, aparentemente interesada en que los críticos se hagan con el control del partido aunque el escenario electoral les beneficia. De hecho, ha comenzado a extenderse la especie de que el PP podría conseguir hasta 160 escaños. Tanto Moncloa como Génova niegan disponer de sondeos propios, siquiera de trackings, más económicos, que permiten ver tendencias, pero el rumor existe y va tomando cuerpo. Los populares creen que «la clarificación será inmediata», a mucho tardar «el lunes ya tendremos señales» si es que éstas no se producen mañana mismo.

Sobre las posibilidades de triunfo de Susana Díaz sobre Sánchez, apuntan que la presidenta de la Junta de Andalucía «tiene mucha experiencia y si se mete es porque tiene garantía de éxito».

Moncloa cree suicida que el PSOE quiera acudir a unas terceras elecciones

Moncloa cree suicida que los socialistas quisieran acudir  a una tercera convocatoria electoral con el PSOE partido en dos, aunque no quieren subestimar la capacidad de Sánchez para construirse un relato de resistencia –en caso de ganar el pulso- del que obtener réditos electorales. Todo es confusión. Se está a la espera. Las señales recibidas desde ámbitos ajenos a Ferraz –como es el caso del ex presidente del Gobierno José Luis Rodríguez Zapatero– de que tras el 25-S la situación se desbloquearía no han resultado certeras dado en numantinismo del líder socialista.

Los populares han hecho los cálculos de cuándo se podría ir a una sesión de investidura, con doble votación, a tiempo para evitar las elecciones. La celebración de la XXV Cumbre Iberoamericana en Cartagena de Indias (Colombia) los días 28 y 29 de octubre, limitan bastante el calendario por detrás, dado que tienen que asistir tanto el jefe del Estado, don Felipe, como el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy. No daría tiempo. La semana del 17 aparece como la más probable. Aventuran los días 21 y 22 para la primera sesión y votación y el 24 para la segunda jornada, aunque incluso pille el fin de semana por medio.

Circulan rumores de que el PP podría sacar 160 escaños, aunque niegan tener sondeos

El presidente del PP vasco, Alfonso Alonso, ha afirmado hoy que en la medida en la que la situación que vive el PSOE «no se desencalle», España está «cada día más cerca» de celebrar unas nuevas elecciones generales, informa Efe. En una entrevista en Radio Euskadi, Alonso ha asegurado que el PP ha decidido ser «escrupulosamente respetuoso» con la crisis interna socialista y ha remarcado que el presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy, «respetará al interlocutor que designe» ese partido, pero el PSOE debe «definir» su liderazgo y sus posiciones políticas.