“Este Parlamento afirma el derecho imprescriptible e inalienable de Cataluña a la autodeterminación”. Esta ha sido la respuesta de la mayoría independentista del Parlament a la decisión del Tribunal Constitucional de anular la anterior resolución en este sentido y poner en manos de la Fiscalía a su presidenta, Carme Forcadell, por haberla permitido. La resolución pactada por JxS y la CUP para renovar su compromiso con el proceso independentista ha sido el mejor ejemplo de lo expresado poco antes tanto por Forcadell como por el Gobierno catalán a través de su portavoz, en el sentido de que no se detendrán ante las decisiones de un tribunal al que han acusado de actuar al dictado del Gobierno del PP.

La resolución ha sido aprobada en ausencia de PP y Ciudadanos

La resolución ha sido aprobada en ausencia de PP y Ciudadanos, cuyos portavoces han advertido de que abandonarían la cámara para no participar en una votación que consideran ilegal. El popular Enric Millo ha destacado además las reticencias del letrado de la Cámara a llevar al Pleno la resolución, contraviniendo los dictámenes del Constitucional, durante la reunión de la Mesa celebrada a petición de PP, PSC y C’s precisamente por este motivo. Un encuentro en el que los representantes del PSC y C’s, David Pérez y José María Espejo respectivamente, han emitido sendos votos particulares para expresar su desacuerdo.

Abstención de Catalunya Si que es Pot

Quienes sí han participado en la votación han sido los diputados del grupo de Catalunya Sí que es Pot (CSQP) que se ha abstenido en las resoluciones propuestas por JxS y la CUP sobre el proceso constituyente. CSQP sí ha apoyado una resolución, transaccionada con JxS y la CUP, de apoyo explícito a los dirigentes catalanes involucrados en diversos procesos judiciales relacionados con el proceso independentista.

El texto aprobado compromete a formular una pregunta «clara y una respuesta binaria»

Además de fijar el calendario del referéndum -en principio proyectado para septiembre de 2017, aunque sin fecha fija-, el texto aprobado hoy insta al Gobierno catalán a celebrar un referéndum sobre la independencia de Cataluña “con una pregunta clara y una respuesta binaria” y advierte de que, en ausencia de acuerdo político con el Estado Español, se mantiene el compromiso con la celebración de la consulta. El texto compromete también al Parlament a la creación de una comisión de seguimiento para el “impulso, control y ejecución del referéndum” y de una comisión de expertos internacionales que deben “dejar constancia del respeto por las garantías democráticas de todo el proceso” y que celebrará una conferencia pública para dar a conocer sus objetivos.