El Partido Popular trata de desmarcarse estos días de los asuntos que pueden suponer una piedra en el camino a la investidura de Mariano Rajoy. A dos días de que declare en la Audiencia Nacional Francisco Correa, el presunto líder de la trama Gürtel, y después de que hayan salido a la luz los supuestos power points del PP que presuntamente enseñaban a ocultar la financiación ilegal, los populares prefieren no entrar a valorar estos temas, aunque sí cuestionan que los documentos publicados este lunes tengan carácter oficial y deslizan que podría tratarse de un error de interpretación.

En una rueda de prensa después del Comité de Dirección del PP, el vicesecretario de Comunicación, Pablo Casado, ha señalado que estos casos no afectarían a la investidura, puesto que consideran que hay que «desligar» el interés general y la formación de gobierno con el funcionamiento orgánico del partido. En el mismo sentido, ha rechazado valorarlo, alegando que «no nos consta que sea una remisión de documentación oficial», puesto que a su juicio no habría pruebas de que los documentos salieran de Génova.

Sí ha apuntado a un posible error de lectura, en el que la interpretación dada fuera en sentido contrario al fin original: «El análisis que se hace de la misma no tiene que ser cómo hacer algo ilegal, sino cómo hacerlo de forma legal», ha deslizado Casado, «pero preferimos no entrar a valorarla», ha zanjado. Sobre este punto, desde el PP aseguran que podría tratarse de un documento destinado a explicar simplemente el sistema de financiación, en lugar de tener por objetivo enseñar a ocultar ninguna actividad irregular, aunque insisten en que no hay pruebas de que sea documentación oficial.