El juez del contencioso administrativo ha dado la razón a la Delegación del Gobierno en Cataluña en el conflicto con el Ayuntamiento de Badalona y obliga al consistorio a respetar la festividad del Día de la Hispanidad. El juez considera que la decisión del gobierno municipal de abrir las dependencias municipales supondría un «perjuicio irreparable» para el bien general.

El auto del juzgado contencioso 14 de Barcelona, contra el que no cabe recurso, advierte además de que la oferta del gobierno municipal que preside Dolors Sabater (CUP) -para que los funcionarios municipales trabajen mañana y recuperen el festivo el próximo 9 de diciembre- podría vulnerar la libertad ideológica de los trabajadores del consistorio. Sabater justificó en su momento la decisión porque la fiesta del 12 de Octubre «no tiene arraigo» en la localidad.

Pero más allá del arraigo en Badalona, donde el PP fue el partido más votado en las últimas elecciones locales, lo cierto es que la CUP -partido que gobierna en Badalona junto a ICV, Podemos y ERC- lleva años secundando los actos que, bajo el lema «nada que celebrar», rechazan la celebración de la Hispanidad en diversos municipios catalanes.

Queda por ver qué postura adoptarán el resto de los municipios catalanes que se han sumado a la inciativa de Badalona y han anunciado que mañana abrirán las dependencias municipales para que los trabajadores públicos que así lo deseen puedan acudir a sus puestos de trabajo. Se trata entre otros de  los consistorios de Berga, Navàs y Sant Pere de Riudevitlles en Barcelona, Celrà y Viladamat en Girona, y Sort y Soriguera en Lleida, todos ellos gobernados por la CUP.