Un juez de Badalona (Barcelona) ha abierto una investigación por un delito de desobediencia contra el Ayuntamiento del municipio, a raíz de una denuncia presentada hoy por el PP después de que el consistorio haya desoído la orden judicial que le obligaba a cerrar por la festividad del 12 de Octubre.

El juzgado de instrucción número 5 de Badalona se encargará de realizar las diligencias

El PP de Badalona ha puesto en conocimiento del juzgado de guardia la comisión de un posible delito de desobediencia de los concejales Josep Téllez, Fátima Taleb, Francesc Duran, Laia Sabater, Agnes Roger i el alcalde accidental, Oriol Lladó, basándose en las imágenes de estos ediles tomadas por diversos medios ante las puertas del Consistorio. Una denuncia que ha motivado que los Mossos d’Esquadra se personaran en las dependencias del Ayuntamiento esta tarde para comprobar si las instalaciones seguían abiertas, contraviniendo la orden del juez.

Según han informado fuentes del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC), el titular del juzgado de instrucción número 5 de Badalona, que este miércoles está en funciones de guardia, ha resuelto abrir diligencias de investigación, aunque todavía no ha encargado ninguna gestión para averiguar los hechos denunciados. A partir de este punto, tanto los grupos municipales como la Abogacía del Estado -responsable de la denuncia original de la Delegación del Gobierno- se pueden sumar al procedimiento abierto.

El magistrado ha abierto su investigación a raíz de una denuncia que la agrupación del PP en Badalona ha presentado hoy en el juzgado contra la decisión del consistorio de mantener abiertas sus instalaciones, pese a que un juez de lo contencioso le obligó ayer a cerrar sus puertas al público y prohibió que los empleados acudieran a trabajar. El coordinador general del PPC y ex alcalde de Badalona, Xavier García Albiol, ha advertido de que «la actitud chulesca y provocativa del gobierno de Badalona no puede quedar impune».

Los concejales, cara al público

Pese a la decisión del juez, que resolvía así un petición presentada por la Delegación del Gobierno en Cataluña, el Ayuntamiento de Badalona ha decidido mantener sus puertas abiertas y seis de sus concejales -sólo han faltado la alcaldesa, fuera de la ciudada, y los representantes de ICV- han acudido a la sede consistorial a atender al público, aunque no los funcionarios.

La mañana ha transcurrido con normalidad a excepción de un par de episodios en el tramo final, cuando una mujer ha roto un documento municipal en la puerta al grito de «desobedezco al Ayuntamiento» y otro ha intentado entrar con una bandera catalana y una española.

La denuncia presentada contra el consistorio de Badalona le acusa de haber desobedecido el auto en que el titular del juzgado de lo contencioso 14 de Badalona acordó las medidas cautelares solicitadas por la Delegación del Gobierno y suspendió el acuerdo municipal que permitía a los trabajadores que lo quisieran acudir a su puesto, a cambio de hacer fiesta otro día en diciembre.

La decisión del juez fue cautelar y ahora debe decidir sobre el fondo del asunto, por lo que mañana ha convocado una vista para que los letrados de la Delegación del Gobierno y del Ayuntamiento de Barcelona expongan sus argumentos.

Otros 40 municipios, gobernados por CUP o ERC, han abierto sus puertas

Además de Badalona, la tercera ciudad de Cataluña con más de 200.000 habitantes, una cuarentena de municipios, gobernados en su mayoría por la CUP o ERC, también han abierto sus puertas con el argumento de que no tienen nada que celebrar, como ha señalado en Twitter la consellera de Gobernación, Meritxell Borràs, que ha colgado una foto de una reunión de su departamento.