«No haremos una moción de censura de la mano del PP». Así de contundente se ha mostrado Miquel Iceta en respuesta a la oferta que apenas dos horas antes había lanzado Xavier García Albiol, líder del PP catalán y del Grupo Popular en el Ayuntamiento de Badalona, para descabalgar a la independentista Dolors Sabater de la alcaldía de la tercera ciudad de Cataluña. García Albiol se ha ofrecido a apoyar una moción de censura liderada por el socialista Alex Pastor y ha señalado que el grado de degradación al que ha llegado la politica municipal de Sabater les obliga al «sacrificio» de apoyar un gobierno alternativo liderado por otro partido, pese a que el PP, con 10 regidores, ganó las últimas elecciones locales en la ciudad.

Iceta, sin embargo, ha sido taxativo. En la rueda de prensa posterior a la reunión de la primera Ejecutiva del PSC tras las primarias que ganó el sábado, el líder del PSC ha rechazado la oferta «aunque el PP no ponga condiciones» a su apoyo ni aspire a entrar en el gobierno municipal. Iceta ha afirmado que la figura de Albiol «fue altamente controvertida, por eso no puede ejercer hoy el liderazgo» en su ciudad, y ha anunciado que el Grupo Socialista en Badalona iniciará una ronda de contactos que incluirá a la propia Sabater antes de hacer pública un eventual cambio de postura en el consistorio.

La renuncia de Albiol, dispuesto a hacer alcalde a Pastor pese a que tiene seis regidores menos, podría haber tenido consecuencias en el escenario político nacional. Albiol sólo ha hablado de «responsabilidad política», pero su renuncia contrasta con la postura del socialismo catalán, que se ha erigido en garante del «no a Rajoy», una posición en la que hoy Iceta se ha ratificado una vez más. Recuperar este consistorio hubiera sido un auténtico balón de oxígeno para los socialistas, que hubieran debido compartir gobierno con ICV y C’s, puesto que el PP ya ha anunciado que no quiere formar parte del gobierno local pero facilitará su elección. Pero su líder ha rechazado de plano la opción, asociando la oferta a la necesidad de proyección pública de Albiol.

Tras el espectáculo ofrecido el pasado 12 de octubre por el alcalde accidental, Oriol Lladó, y el regidor José Téllez, rompiendo la resolución judicial que les obligaba a respetar la Fiesta Nacional a las puertas del consistorio, el PP afeó a los socialistas su responsabilidad en la deriva indepedentista al frente del tercer ayuntamiento de Cataluña, puesto que favorecieron con su voto la elección de Sabater. La respuesta del PSC, fue apostar por un gobierno alternativo del que, sin embargo, se apresuraron a excluir al PP, pese a ser la fuerza mayoritaria en Badalona -10 regidores por 5 de Badalona Comú, 4 el PSC, 3 ERC, 2 CiU, 2 ICV y 1 C’s-.