El Levante mediterráneo se confirma como la zona del país que presenta la mayor actividad yihadista: casi la mitad de los detenciones que se han llevado a cabo en los últimos cinco años se produjeron en la franja de la península que va desde Gerona a Almería, con la provincia de Barcelona como foco de movilización más activo.

Como ya publicó este diario el pasado 12 de octubre, las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado han arrestado a 650 personas desde los atentados terroristas del 11-M (2004) vinculadas con el terrorismo yihadista, tras la desarticulación de dos células en España y el Reino de Marruecos que se saldó con dos detenidos en territorio nacional: Altea (Alicante) y Ceuta. En lo que va de año, se contabilizan 23 operativos policiales con 45 arrestos.

De acuerdo con las estadísticas difundidas esta semana por el Ministerio del Interior, el Levante es con diferencia el eje de la actividad en España. En concreto, esta zona ha sido escenario de 48 de las 86 operaciones desarrollados entre 20012 y 2016 y suma 83 de los 186 detenidos en ese periodo. En términos relativos, este área geográfica concentra el 44,62% de los arrestos.

Badalona suma en los últimos años casi tantas detenciones de yihadistas como toda Andalucía

Como ya puso de manifiesto el reciente informe elaborado por el Real Instituto Elcano bajo el título Estado islámico en España, firmado por Fernando Reinares y Carola García-Calvo, la actuación policial revela claramente que el principal escenario de la movilización promovida por el Estado Islámico en España es Barcelona. Con 50, casi el doble que Madrid (26), la provincia catalana representa casi un tercio de las detenciones de activistas yihadistas en los últimos cinco años.

Sólo en la Ciudad Condal se contabilizan 18 detenciones, cifra sólo superada por Ceuta (24), Melilla (21) y la capital de España (20). En la provincia barcelonesa, llama la atención la actividad registrada en Badalona, que, con 9, casi iguala todos los arrestos producidos en toda Andalucía (10) en el mismo periodo. Otras localidades, como Terrasa (7) y Cornellá de Llobregat (4), mostraron también una importante actividad yihadista.

“Está próxima a la frontera, es una comunidad próspera, hay muchas personas que profesan la religión islámica asentadas en algunas de sus poblaciones y, además, Barcelona tiene un aeropuerto con buenas conexiones internacionales”, aseguran a El Independiente fuentes de la lucha antiterrorista para explicar por qué Cataluña es el principal foco.

Uno de los detenidos por la Guardia Civil en febrero de 2015 como sospechoso de pertenecer a una red de reclutamiento y adoctrinamiento de yihadistas en España.

Uno de los detenidos por la Guardia Civil en un operativo desarrollado en Melilla en febrero de 2015. MINISTERIO DEL INTERIOR

A la luz de los datos de Interior, la movilización yihadista se ha manifestado en 15 de las 17 comunidades autónomas -todas menos Extremadura y Cantabria- y en 29 de las 50 provincias españolas.

Si Barcelona es el principal escenario de la actividad que promueve el Estado Islámico en España, es Ceuta el principal foco si la lupa se coloca sólo en los españoles detenidos. «Jóvenes de segunda generación que han nacido y viven» en la ciudad autónoma, detalla el trabajo del Real Instituto Elcano.

Hombres, jóvenes, casados y con estudios secundarios, el perfil sociológico predominante

Según el perfil sociológico que dibuja el think tank, los detenidos en España por actividades relacionadas con el Estado Islámico se caracterizan principalmente por ser hombres (83,1%), jóvenes (el 63,1% tenía entre 20 y 34 años), casados (58,3%) y con hijos, tanto españoles como marroquíes, entre los que predominan personas con estudios secundarios (59%). El 44,6% tenía antecedentes penales.

Para este Real Instituto Elcano, el enfoque anticipatorio de operaciones adoptado tras los atentados del 11-M ha resultado “decisivo” para desbaratar otras posibles acciones terroristas en preparación y para disuadir a individuos que habrían sido reclutados para la causa yihadista.

Esa actuación policial tiene su reflejo en el plano judicial. En la memoria correspondiente a 2015, la Fiscalía de la Audiencia Nacional ya constató un incremento del 69% en las diligencias previas abiertas por terrorismo yihadista en relación con el año anterior. En concreto, se incoaron 179, lo que representó el 22% del total de causas abiertas por este órgano judicial en 2015.

Las investigaciones por terrorismo yihadista han superado por primera vez a las vinculadas a ETA

«Por primera vez, las investigaciones por terrorismo yihadista superan a las relacionadas con ETA y su entorno, de modo que es previsible que ésta sea la tónica habitual en los próximos años», expone el fiscal jefe, Javier Zaragoza. Éste no tiene dudas de que este fenómeno «es la mayor amenaza a la que se enfrentan las sociedades democráticas».

Zaragoza recuerda el «aumento significativo» de menciones a España en la propaganda yihadista, principalmente a raíz de la campaña lanzada por el Daesh -acrónimo árabe del Estado Islámico- contra los países de la franja del Magreb, lo que le lleva a reconocer sin rodeos que la amenaza de atentados en el país es «ciertamente importante». Sobre una escala de 5, España mantiene un nivel de alerta antiterrorista de nivel 4 desde los atentados que tuvieron lugar en Francia en el primer semestre del pasado año.

Atentados suicidas

El fiscal jefe de la Audiencia Nacional no pasa por alto el «cambio en el modus operandi de actuación en Europa» que se ha producido a raíz de las acciones terroristas desarrolladas en el país vecino en 2015. La principal novedad radica en la preparación de atentados suicidas en eventos que reúnen a grandes concentraciones de personas «con la intención de causar el mayor número de víctimas posibles».

«Se considera de nuevo actual y vigente la amenaza procedente de Daesh de comisión de nuevas acciones terroristas en distintos países europeos, entre ellos España, a través de combatientes extranjeros retornados, ya desplegados en Europa y de células locales de Daesh reclutados por éstos», razonaba Zaragoza. Éste alude al denominado grupo «Al Andalus», que tendría como objetivo concreto perpetrar ataques en España.

Reforma legal

La Fiscalía no tiene dudas de que la mejor manera para combatir esta amenaza es la aplicación de la ley, lo que ha llevado a incorporar tipos penales «muy novedosos» en la ley orgánica -aprobada en 2015- de reforma del Código Penal en materia de terrorismo. Así, se castiga ya no sólo el adiestramiento o adoctrinamiento pasivo, sino también el autoadoctrinamiento y autoadiestramiento cuando se produce a través de Internet y las redes sociales.

«Este terrorismo se caracteriza por su vocación de expansión internacional, a través de líderes carismáticos que difunden sus mensajes y consignas por medio de Internet y, especialmente, mediante el uso de redes sociales, haciendo público un mensaje de extrema crueldad que pretende provocar terror en la población o en parte de ella y realizando un llamamiento a sus adeptos de todo el mundo para que cometan atentados. Los destinatarios de estos mensajes pueden ser individuos que, tras su radicalización y adoctrinamiento, intenten perpetrar ataques contra los objetivos señalados, incluyendo atentados suicidas», expone la Fiscalía de la Audiencia Nacional.