El presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy, dice estar dispuesto a negociar algunos de los puntos de la resolución socialista que ayer aprobó el comité federal del PSOE, que abre la puerta a la abstención para permitir su investidura. En un desayuno informativo con el catalán Xavier Garcia Albiol en el que Rajoy ha hecho de introductor, ha calificado de «importante» la decisión del socialismo español y, sin querer entrar en detalles, que se reserva para el discurso de investidura, ha explicado que la resolución aprobada ayer contiene «cosas que son buenas sobre las que hay que hablar en el futuro»

Tras apelar a la voluntad política y comentar que se ha puesto «en el lugar del otro», a sabiendas que la decisión del PSOE ha provocado una fuerte brecha interna que tendrá su remedo en el próximo congreso socialista, ha vaticinado que «podemos tener por delante un gran futuro».

En el argumentario repartido esta mañana a los dirigentes, parlamentarios y cuadros medios del PP, bajo el título «Nuevo ciclo político: futuro y responsabilidad», los populares apelan a la búsqueda de puntos de acuerdo y espacios de consenso «desde la generosidad política». «El futuro de España pasa por la responsabilidad y el entendimiento de las grandes fuerzas políticas constitucionalistas», reza el texto, para subrayar que «hacer lo contrario sólo conduce al bloqueo y a la involuntaria legitimación del extremismo», en alusión a Podemos.

En una política que pretenden de mano tendida, conscientes de que van a una legislatura en precario donde el PP tendrá que alcanzar acuerdos para sacar adelante sus propuestas, señalan la necesidad, a su juicio, de huir de «planteamientos maximalistas». Si PSOE y Ciudadanos, a los que no citan expresamente, desde sus «legítimas diferencias ideológicas y programáticas», actúan «con responsabilidad, altura de miras y sentido del interés general, podemos dejar resueltos algunos de los grandes retos del país», concluye el texto, al que ha tenido acceso El Indepediente.