El Consell Nacional del PSC ha ratificado de forma prácticamente unánime -una abstención frente a 241 votos a favor- la resolución en la que la Ejecutiva del partido proponía mantenerse en el no a Rajoy pese a la abstención aprobada por el Comité Federal del PSOE el domingo. Una postura que, como Miquel Iceta ha reconocido en su intervención ante el consejo, “entra en contradicción directa con la decisión del PSOE, en la que intervinimos y votamos”. La respuesta de la Gestora, presidida por Javier Fernández, no se ha hecho esperar y, a través de un comunicado, ha acusado a los socialistas catalanes de «ruptura unilateral».

«La Comisión Gestora del PSOE lamenta profundamente la decisión que ha comunicado esta tarde el PSC de cara a la próxima sesión de investidura, que va contra el mandato y la resolución que el Partido Socialista adoptó en la última reunión de su Comité Federal, el máximo órgano del Partido Socialista entre congresos», recoge el documento. «La decisión del PSC supone una ruptura unilateral en la leal y exitosa unidad de acción que PSC y PSOE vienen manteniendo desde 1978, sobre la base de la defensa de los valores del socialismo democrático y de un trabajo compartido en defensa del progreso de España y de Cataluña», detalla.

El PSC ha pedido a sus diputados que voten negativamente a la investidura de Rajoy «desde el respeto a lo que establece la Constitución sobre la inexistencia de un mandato imperativo». Y lo justifica en el rechazo a las políticas económicas y sociales del PP, pero sobre todo a la responsabilidad que los socialistas catalanes atribuyen al Gobierno en el bloqueo de las relaciones con la Generalitat.

La resolución del PSC insiste mantener la relación con el PSOE en los términos del 78

El texto insiste además en la voluntad del PSC de mantener la relación con el PSOE en los términos que recoge el Protocolo de Unidad de 1978 «para construir un proyecto federal». En este sentido se han expresado buena parte de los consejeros nacionales que han intervenido en la reunión, según ha explicado después la secretaria de Organización del partido, Assumpta Escarp. «Todos han expresado la esperanza de poder continuar trabajando juntos» ha afirmado, tras asegurar que «nadie renuncia al proyecto federal de España que queremos construir de la mano del PSOE».

La número dos del partido ha destacado, también, la cohesión con la que el socialismo catalán ha adoptado una decisión que cuestiona su relación con el PSOE. En este envite, el PSC, recién superadas unas primarias en las que Miquel Iceta y Núria Parlon expresaron exactamente la misma posición sobre la investidura, se siente fuerte.

Durante la reunión, el líder del PSC ha planteado al Consell Nacional del partido: «¿Qué hacemos ahora, aceptamos sin más la decisión del Comité Federal, o mantenemos la coherencia de nuestra negativa a investir a Rajoy?». Y el Consell, como se esperaba, ha apoyado su apuesta por la discrepancia, por ese no a Rajoy que está fracturando al socialismo español.

En este contexto Iceta ha advertido a sus cuadros de que quizá ahora desde el PSOE se pedirá la revisión del Protocolo de Unidad que rige las relaciones de los dos partidos federados desde 1978, aunque ha insistido en que él no es «partidario» de esa revisión. Y ha señalado que esa revisión, en todo caso, sólo podría hacerse efectiva en el marco de un Congreso tanto en el PSOE como en el PSC.

La Gestora apela a la sensatez y a la historia común y demanda que voten según lo acordado en el Comité Federal

Por su parte, la Comisión Gestora también recuerda en el comunicado que «el Grupo Socialista, en el que se integran los diputados y diputadas del PSC en tanto que no existe un grupo propio de los socialistas catalanes, debe obedecer el mandato del Comité Federal, que estableció un voto negativo en la primera votación y una abstención en la segunda. No existe, por tanto, justificación alguna para contravenir el acuerdo adoptado por el Comité Federal. Advierte, también, de que en la cultura del PSOE las decisiones de los órganos del partido han sido defendidas en todo momento por el conjunto de la organización, sean cuales hayan sido».

Finalmente, la Gestora apela a la «sensatez» y a la «historia común entre ambas formaciones» con una petición a los diputados y diputadas del PSC para que «respeten la decisión del Comité Federal del PSOE» y demanda «que voten conforme a lo acordado de manera democrática y mayoritaria en el último Comité Federal».