Una cuarentena de internos del Centro de Internamiento de Extranjeros (CIE) de Zona Franca de Barcelona han protagonizado un intento de fuga por la cocina y después hasta unos 70 han protagonizado varios incidentes en el centro, lo que ha obligado a actuar a los antidisturbios que lo han sofocado.

El altercado empezó ayer sobre las 20.30 horas, después de la cena, cuando unos 40 internos intentaron fugarse por la puerta de la cocina e hicieron destrozos, lo que obligó a actuar a los equipos de refuerzo de la Policía Nacional, han informado a Europa Press fuentes del cuerpo. Posteriormente, sobre las 22 horas, unos setenta, la mayoría de ellos argelinos, se concentraron en el patio pidiendo ser liberados y sin querer regresar a sus habitaciones, y durante la protesta destrozaron una puerta de vidrio del patio.

Esta acción ha obligado a actuar de nuevo a los antidisturbios para devolverlos a sus celdas y registrarles para evitar que llevaran algún trozo de vidrio escondido con el que pudieran agredir a alguien, a lo que no han opuesto resistencia, según la citada fuente.

Manifestación

Tras estos hechos, sobre la 1.30 horas de la madrugada una treintena de personas se concentraron a las puertas del centro para exigir la libertad de los internos y han lanzado piedras y bengalas al interior, y desde dentro se ha respondido con gritos pidiendo la libertad.

Posteriormente, algunos manifestantes escalaron la fachada y trataron de arrancar una malla de protección. Los Mossos d’Esquadra acudieron para controlar la protesta, que se disolvió espontáneamente poco después, ha explicado la policía catalana a Europa Press.

Este incidente llega después de que el 23 de octubre alrededor de setenta internos estuvieran 24 horas en huelga de hambre y se concentrarán durante ese tiempo en el patio para exigir su liberación.