Un preso peligroso provocó heridas el pasado lunes a un funcionario del centro penitenciario de Aranjuez (Madrid) tras intentar amotinarse en su celda después de que le comunicaran que iba a ser trasladado de módulo. «Fuera de sí, empezó a golpear la puerta y la ventana y a amenazar con cortarse el cuello y llevarse por delante a quien se le acercara», relata a este diario un trabajador del penal.

Los hechos sucedieron el pasado lunes en torno a las 14.30 horas, cuando Miguel A. C. iba a ser trasladado a otro módulo. Las fuentes consultadas dijeron que en ese momento -con la ayuda del compañero de celda- empezó a verter cubos de agua con gel líquido por el suelo para que se resbalaran los funcionarios y a colocar sillas a modo de barricada para dificultar la entrada.

Portando una cuchilla adherida al tubo de un bolígrafo (ver imagen) y un palo astillado, el interno llegó a lesionar a uno de los funcionarios al atraversarle el pantalón «de refilón» con el palo y darle «un zarpazo de unos 15 centímetros». «Mientras intentaba agredirles les decía que iba a ‘pegarles el bicho’ en alusión al sida», añadieron las fuentes.

Sindicato critica que haya «presos peligrosos» en Aranjuez pese a no ser de máxima seguridad

Fuentes de la Agrupación de los Cuerpos de la Administración de Instituciones Penitenciarias (Acaip) criticaron que un preso «muy peligroso» como el que protagonizó este incidente se encuentre en un centro penitenciario que no es de máxima seguridad como el de Aranjuez, lo que entraña un «riesgo» para el personal.

Armado con pinchos caseros, este recluso ya protagonizó en septiembre de 2007 un intento de fuga en la prisión de Zuera (Zaragoza) tras utilizar a un funcionario como rehén mientras trataba de acercarse a la salida de la cárcel. No consiguió su propósito al ser interceptado por los vigilantes.

Cifran el déficit de personal en esta cárcel en más de medio centenar de funcionarios

Acaip ha denunciado la falta de funcionarios que tiene el centro penitenciario de Aranjuez, cifrando el déficit en más de medio centenar de personas. «Cada vez hay menos funcionarios y los presos lo saben», advierten desde esta organización sindical.

Asimismo, critican que Instituciones Penitenciarias haya sido excluida del protocolo de agresiones de la Administración General del Estado, pese a que en el 65% de los casos -dijeron- las víctimas son funcionarios de Prisiones. También llaman la atención sobre el incremento de la población reclusa con patología psiquiátrica. «Y éstos son totalmente impredecibles», advierten.

Este diario ha intentado conocer la versión oficial de este incidente por parte de Instituciones Penitenciarias, pero no ha recibido respuesta.