El PSOE y el PSC se han dado dos meses para estudiar una revisión de sus relaciones. El presidente de la Gestora, Javier Fernández, y el secretario general de los socialistas catalanes, Miquel Iceta, han acordado este lunes crear una comisión que busque “soluciones” a las dos “disfunciones” detectadas en la colaboración de los dos partidos hermanos. Se trata de la negativa del PSC a acatar el resultado de la votación del Comité Federal en el que participó, y que decretó la abstención en la investidura de Mariano Rajoy, y los “matices” que el PSC aporta a la postura del PSOE sobre el concepto de nación catalana.

Fernández e Iceta se reunían a mediodía con la agenda ya marcada por Susana Díaz, que desde las 9 horas ofrecía dos entrevistas en la televisión. En sus intervenciones, la secretaria general del PSOE andaluz instó a terminar con las “asimetrías” en la relación entre ambas organizaciones, y pidió al PSC que “aclare” su postura sobre el soberanismo catalán.

Díaz marca la agenda del PSOE

Mientras Fernández e Iceta se esforzaron ante la prensa en señalar los puntos de encuentro entre ambas organizaciones, especialmente el dirigente catalán, la baronesa andaluza justificaba la revisión de unas relaciones que han funcionado sin problema durante 38 años.

“No puede ser que se venga a un órgano, se vote una cosa, y como el resultado no me gusta me voy a Cataluña y monto otro”. “Las decisiones se basan en la confianza y lo del Comité Federal no estuvo bien”. “Un demócrata tiene que entender que cuando participa en una votación y pierde, ha perdido”. “No puede ser que el PSOE se entere por la prensa de que el PSC está por el derecho a decidir, o de que se está negociando un gobierno con ERC”, ha explicado Díaz en televisión.

Iceta busca la reconciliación y destaca que no ha habido problemas en 38 años

Por su parte, Iceta ha mostrado en todo momento un tono conciliador para recomponer la situación. Ha admitido la “asimetría” en las relaciones de ambos partidos, pero ha destacado que ha funcionado sin problemas desde 1978.

“Efectivamente la relación es la que es, no me atrevo a calificarla. Es la que es y durante 38 años ha funcionado razonablemente bien, de hecho sólo contabilizo tres disfunciones, la última particularmente importante, que es la que nos ha traído aquí”, ha explicado, mostrando su deseo de que la ruptura de la disciplina de voto de los siete diputados del PSC sea una “excepción que confirma la regla” de las buenas relaciones entre ambos partidos. La Gestora se reunirá el jueves por la tarde para estudiar cambios en el grupo parlamentario como retirar las presidencias y portavocías de las comisiones a los diputados que votaron no a Rajoy.

Intereses orgánicos

El dirigente catalán no ha querido valorar las declaraciones de Susana Díaz , ha insistido en su voluntad de acuerdo y se ha negado a “pensar que pueda haber un interés orgánico concreto” en la revisión de las relaciones, como que Susana Díaz pueda pretender expulsar de las primarias a los 18.000 militantes catalanes que, en principio no le serían favorables, así como los 90 o 100 delegados del PSC que votan en los congresos federales del partido. “Lo que está en juego es mucho más importante por el momento político de Cataluña y de España. Nuestra labor, nuestra propuesta, dejará esa cuestión de lado y se centrará en lo fundamental”, ha anuncido.

Aunque sigue en el aire si el PSOE podría expulsar al PSC de sus órganos de decisión antes de que se celebren las primarias para elegir al nuevo líder, Iceta sí ha aclarado que el PSC sólo puede modificar el protocolo de relaciones en el marco de un congreso del partido, ya que forma parte de sus estatutos.

Iceta reivindica el derecho a participar de los militantes del PSC

En este sentido, ha defendido que los militantes del PSC “puedan seguir ejerciendo sus derechos a la participación en todos los extremos” dentro del PSOE, antes de destacar que su partido “ha demostrado siempre su lealtad a a prueba de bomba con todos los secretarios generales del PSOE”.

Por su parte, Javier Fernández ha respondido a las críticas de los miembros de la Gestora que reprochan su toma de decisiones de forma unilateral. Según el presidente asturiano, el órgano de dirección provisional del PSOE es “ejecutivo”, por lo que él “actúa en consecuencia”.