Ha sido la primera reunión ante el máximo órgano del partido entre congresos desde la celebración de las elecciones del 26-J. Un Mariano Rajoy ya investido jefe del Ejecutivo se ha dirigido a los miembros de la Junta Directiva Nacional para expresar su disposición a “gobernar pensando en el medio y largo plazo”, pero, para ello, “nadie puede imponer de manera absoluta su voluntad ni impedir el ejercicio razonable de la acción de gobierno”, en alusión a los socialistas.

Si bien los acuerdos con Ciudadanos y Coalición Canaria comprometen a los tres partidos a lo largo de la legislatura, “no abordan toda la acción de gobierno y 170 diputados no son suficientes para aprobar leyes orgánicas ni otras si no hay grupo que se abstenga dentro de la cámara. Tiene que ser una legislatura de diálogo, pacto y acuerdo y nos obliga a todos, desde luego al Gobierno y al PP, pero también a los demás. Hay que actuar con la mayor responsabilidad. Tan malo es no tener un gobierno como otro al que no se deje gobernar”.

El presidente no piensa cambiar las líneas maestras de la acción económica del Gobierno

Ha recordado el líder del PP que hay que aprobar en el Parlamento tanto el techo de gasto, como los objetivos de estabilidad y deuda pública, para presentar después los presupuestos. Sorpresas no se prevén muchas porque ha querido dejar muy claro que la política económica “debe ser, sustancialmente la anterior, porque ha funcionado”.

Tras subrayar que el objetivo es llegar a 2020 con 20 millones de ocupados, Rajoy asume que “tenemos por delante una tarea muy importante que va a exigir lo mejor de nosotros mismos, en el parlamento, partido y gobierno”, incluida la lucha contra  las “prácticas de corrupción y tomar todas las medidas que sean razonables al respecto”, de modo que “que quede como una parte dura y difícil de la historia de España”.

Conferencia de presidentes

El nuevo Gobierno popular se enfrenta a dos retos: consolidar el crecimiento económico y el empleo y alcanzar una serie de Pactos de Estado relativos a las pensiones, la educación o el desempleo. También está el compromiso de celebrar antes de fin de año una reunión de la Conferencia de presidentes en el Senado para iniciar la negociación sobre la financiación autonómica.

Rajoy ha que­­­­­­rido terminar su intervención con un agradecimiento al partido. “Esto empieza a cambiar y que así como la gente castiga cuando cree que debe hacerlo, también es capaz de premiarla si ve que se han producido rectificaciones y se comienza a actuar de otra manera. Queremos recuperar la confianza de mucha gente. Es evidente que nos hemos equivocado algunas veces” y ya sobre la formación de Gobierno ser ha justificado al comentar que “uno intenta acertar. Creo que conozco este partido y cómo funciona. No hemos podido satisfacer a todos, pero la vida continuar y la vida da muchas vueltas”.

Cifuentes presidirá el XVIII congreso del PP que se celebrará los días 10, 11 y 12 de febrero

Por lo demás, el congreso del PP se celebrará los días 10, 11 y 12 de febrero en la Caja Mágica en Madrid. La presidenta del cónclave será Cristina Cifuentes, a la que se quiere dar gran protagonismo. El recién investido presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, estará en la ponencia económica y de administración territorial.  En contra de la costumbre, el comité organizador del congreso no lo preside el responsable de Organización, esto es, Fernando Martínez Maillo, sino que Rajoyh ha escogido a Luisa Fernanda Rudi, en lo que ha sido interpretado como una especie de «premio de consolación» por no haber entrado en el Ejecutivo.

Maillo coordinará la ponencia política y de estatutos, que se funden en una, en lo que también es una novedad de esta cita. Interrogado Maillo sobre si es a él al que le corresponderá el debate en torno a las primarias, se ha apresurado a afirmar que «la forma de elección de nuestro presidente es tan democrática como las demás, como lo es la de presidente del Gobierno». Si bien entiende que serán los compromisarios los que deban decidir el modelo de futuro ha matizado que muchos partidos «ya no las defienden con tanta vehemencia». El sistema popular permite que un militante, con tan solo cien avales de los 860.000 afiliados, pueda presentar su candidatura alternativa a la de Rajoy. Luego, en el Congreso deberá conseguir el apoyo de, al menos el 20 por ciento de los 3.128 compromisarios para ir a votación, un sistema bastante flexible.

Habrá también una ponencia social, otra sobre educación innovación y cultura y una quinta sobre Europa y nuestro papel en el mundo.