Cuatro días después de haber ganado las primarias, Ramón Espinar incumple a los documentos organizativos aprobados por los inscritos en la primera fase del proceso, elaborados por su candidatura rival, Adelante Podemos, liderada por Rita Maestre y afín a Iñigo Errejón. Estos textos establecían que no podría compatibilizar más de dos cargos, pero Espinar ya ha confirmado que compaginará su condición de senador, de diputado autonómico y de secretario general de Podemos en la Comunidad de Madrid, pese a la regulación aprobada.

Lo ha hecho, además, en una rueda de prensa en la Cámara Alta tras la Junta de Portavoces, reunión de la que Espinar se ausentaba desde verano, informa Europa Press, donde ha confirmado su continuidad como portavoz del partido en el Senado. Así, Espinar confirma las sospechas de los errejonistas en Madrid, que ya preveían que intentara zafarse de los documentos que regulan la organización madrileña. Desde la candidatura de Adelante Podemos esperan la actuación de la Comisión de Garantías Democráticas de Podemos en la Comunidad de Madrid, que podría obligarle a cumplir los textos aprobados.

Esperan la actuación de la Comisión de Garantías de Podemos

El límite interpuesto en los documentos organizativos que resultaron elegidos, pertenecientes a la candidatura de Maestre, es el de “una persona, dos cargos”, con independencia de si estos son  a nivel de partido o de gobierno, según reza en el documento Órganos autonómicos: función y coordinación [PDF]. Ramón Espinar, que tras su elección ocupará tres puestos -uno orgánico y dos externos- tendría que renunciar a uno de ellos, un extremo que se ha apresurado a negar.

Dejar el Senado, la única opción

En el caso de que dimitiera de uno de los puestos, tendría que dejar a su puesto en el Senado, puesto que la condición de senador va vinculada a la de diputado autonómico en la Asamblea de Madrid. Es lo que establece el Estatuto de Autonomía de la Comunidad, que señala  que el senador autonómico tendrá un mandato “vinculado a su condición de miembros de la Asamblea”, según el artículo 12.2 de dicho texto [consultar aquí].

El Estatuto de Autonomía obliga a que todo senador sea diputado autonómico

Es por ello que la única posibilidad viable para espinar es dejar su condición de senador y mantenerse como diputado autonómico, puesto que no podría tampoco dejar su escaño en la Asamblea sin perder su puesto en el Senado. Además, la condición de secretario general de Podemos en la Comunidad de Madrid exige ejercer el cargo desde la propia cámara autonómica, y Espinar no podría permitirse perder visibilidad en este punto.

En el caso de que hubieran ganado los documentos organizativos de Juntas Podemos [PDF], Espinar podría haber mantenido todos sus cargos, puesto que el único límite que establecían era que los miembros del Consejo Autonómico del partido no ocuparan varios cargos orgánicos a la vez, sin contemplar la posibilidad, como en este caso, de que alguno ocupe varios cargos de representación en las cámaras.

Fuentes de Juntas Podemos insistían, horas antes de las declaraciones de Espinar, aseguraban que el nuevo secretario general electo sí cumpliría las condiciones establecidas en los documentos aprobados y dejaría de ostentar un cargo, por lo que la decisión del senador habría llegado por sorpresa entre sus propias filas.