Un testigo ha declarado ante el juez que instruye el caso del pequeño Nicolás que vio cómo el inspector de Policía Eladio Rubén López –uno de los integrantes del ‘comando Marcelino’– abordó y conversó con el joven en un pasillo de los juzgados madrileños de Plaza de Castilla el pasado 26 de febrero con motivo de una citación judicial, circunstancia que ya llevó al principal imputado a solicitar al instructor que aparte a dicho agente de la comisión judicial que investiga los hechos. El magistrado aún no se ha pronunciado.

A petición de la defensa de Francisco Nicolás Gómez Iglesias y bajo obligación de decir la verdad, el periodista Alejandro Sanmiguel Entrambasaguas ha comparecido este lunes ante el juez Arturo Zamarriego en el marco de la instrucción de la pieza separada en la que se investiga la reunión mantenida sin autorización por tres policías -entre ellos Eladio Rubén López y el comisario Marcelino Martín-Blas, al frente del grupo- con agentes del Centro Nacional de Inteligencia (CNI) el 20 de octubre de 2014 y su posterior difusión.

Según ha podido conocer Elindependiente.com en fuentes del caso, el testigo ha asegurado estar «completamente seguro» de haber visto a Eladio Rubén López acercarse a Gómez Iglesias aquella mañana en los juzgados porque estaba «a 10 metros» de aquél para cubrir la comparecencia y que éste «se puso de pie» cuando llegó el agente. Entrambasaguas dijo que «no pudo escuchar nada de lo que se habló», tan sólo que Eladio Rubén López pedía un cargador de teléfono móvil para un iPhone 4, y que le llamó la atención que el policía «entrara por donde lo hizo»: por «el pasillo opuesto por donde se entra» habitualmente.

El periodista dice que conoce al inspector porque ha cubierto el caso desde el principio

A preguntas de la abogada del Estado, el periodista contestó que sabía quién era este inspector policial «porque ha seguido el caso desde el primer momento» y porque «en las redacciones está su foto», al igual que también «le pone cara» a Marcelino Martín-Blas. Por orden del titular del Juzgado de Instrucción 2 de Madrid, éste es el comisario que investiga el caso desde el 23 de abril de 2015, semanas después de ser destituido como responsable de la Unidad de Asuntos Internos de la Policía Nacional por asistir a dicha reunión con agentes del CNI sin autorización y por enviar al juzgado un informe en el que incriminaba erróneamente al comisario ya retirado José Manuel Villarejo.

El testigo ha asegurado que, una semana después de aquel episodio, telefoneó a Francisco Nicolás Gómez Iglesias porque «le había llamado la atención que el inspector Rubén se hubiera puesto en contacto» con el investigado en el pasillo del edificio judicial. El testigo tendrá que comunicar sus cambios de domicilio con vistas a su eventual citación para declarar en el juicio.

El testimonio de este periodista avala la declaración que prestó el pasado 19 de octubre el investigado Jorge González Hormigos -escolta del pequeño Nicolás en la farsa del viaje a Ribadeo (Lugo)-, quien aseguró que fue testigo de cómo el citado inspector presionó a Gómez Iglesias, instantes antes de prestar declaración ante el juez, para que confesara ante el magistrado quién había filtrado la cinta de la conversación entre los policías y los agentes del CNI. “Dijo que él ya se encargaría de hablar con el fiscal”, ha subrayado.

El fiscal y la defensa del pequeño Nicolás piden que el agente sea apartado por falta de imparcialidad

En un escrito fechado el pasado 28 de octubre, el fiscal asignado al caso defendía que la declaración de González Hormigos refuerza “la idea de falta de imparcialidad” de este agente policial, al tiempo que lamentaba que el inspector aún no haya sido apartado. El juez ha optado por acumular en una pieza separada las peticiones de nulidades en lugar de ir resolviéndolas, con el riesgo de que puedan anularse en un futuro las diligencias que se hayan practicado con posterioridad por estar viciadas las pruebas.

El pasado 15 de junio, la defensa de Francisco Nicolás Gómez Iglesias pidió al magistrado que apartara de la comisión judicial al inspector de Policía Eladio Rubén López como consecuencia precisamente de la “conversación improcedente” que el funcionario mantuvo con el investigado en los pasillos de los juzgados madrileños de Plaza de Castilla el pasado 26 de febrero.

El juez no resuelve

Casi cinco meses después, el titular del Juzgado de Intrucción 2 de Madrid ni siquiera ha proveído el escrito de la defensa de Gómez Iglesias. Tampoco los presentados por el Ministerio Público los días 4 y 8 de julio y 8 de septiembre en los que pedía la disolución de la comisión judicial de Policía Nacional “por actuar sin apariencia razonable de imparcialidad”, al ser los funcionarios que la dirigen los perjudicados por el mismo delito que investigan. “Ninguno de ellos ha obtenido respuesta en forma de resolución por el juez instructor”, lamenta el fiscal.

Igualmente, el magistrado sigue sin resolver las peticiones que la defensa del comisario ya jubilado José Manuel Villarejo -imputado en la pieza en la que se investiga la grabación y difusión de la reunión mantenida entre tres agentes de la Policía y agentes del CNI el 20 de octubre de 2014- presentó el 29 de julio y el 13 de septiembre en las que abiertamente solicitaba la nulidad de las actuaciones por investigación prospectiva, parcialidad de los funcionarios de Policía, quiebra de la cadena de custodia y vulneración de derechos fundamentales en las resoluciones que autorizaron la intervención de comunicaciones, determinante para recabar pruebas incriminatorias. Adhiriéndose a la petición del fiscal, esa parte también solicitaba que se destituyera a la comisión judicial y que la instrucción se ciñera al verdadero objeto de la causa.