El Tribunal Superior de Justicia de Cataluña ha rechazado el recurso de la presidenta del Parlament, Carme Forcadell, contra su imputación por permitir la votación de la hoja de ruta soberanista, al ver su actuación «aparentemente arbitraria» al desoír al Tribunal Constitucional, una «pieza básica» del Estado según la resolución del TSJC.

En un auto, la sala civil y penal del alto tribunal catalán rechaza el recurso interpuesto por Forcadell, que alegó que no se puede prohibir el debate parlamentario porque «ni existe ni puede existir un debate de ideas ilegal», y remarca que el proceso penal en su contra se ha iniciado «por una apariencia de delito de desobediencia al mandato de un Tribunal, que constituye una de las piezas básicas en la arquitectura del Estado de derecho de las democracias avanzadas».

Forcadell avaló el debate sobre el proceso constituyente catalán -con los votos de JxSí y la CUP-, pese a existir una advertencia del Tribunal Constitucional (TC) de que no se podía hacer porque el contenido del documento que se sometía a votación era manifiestamente inconstitucional. El propio TSJC aceptó la petición de la Fiscalía para citar a declarar a Forcadell como investigada por haber adoptado acuerdos contrarios al ordenamiento jurídico “con total desprecio a la Constitución” y a los pronunciamientos del TC, según el escrito del ministerio público.

En un comunicado posterior, Forcadell ha afirmado este miércoles que esta decisión implica que «por primera» vez se somete por la vía penal «el debate de las ideas», un hecho «sin precedentes», ha subrayado.

La presidenta del Parlament ha añadido que «no existe norma penal que prohíba el debate parlamentario», por lo que defenderá su actuación «allí donde haga falta» en defensa de la «libertad de expresión y del derecho de iniciativa de los diputados y diputadas». Actualmente, la presidenta del Parlament no ha sido citada por el TSJC, ha recordado Forcadell en su comunicado.