Nicolas Sarkozy ha aceptado su derrota en la primera vuelta de las primarias que han celebrado hoy los conservadores franceses. El ex presidente, de 61 años, regresó a la política activa en 2014 con el objetivo, hoy ya fallido, de volver al Palacio del Elíseo.

El recuento situó a François Fillon -a quien ha dado Sarkozy su apoyo públicamente para la segunda vuelta el próximo domingo- como favorito para hacerse con la candidatura presidencial de los republicanos (44,1% de los votos), muy por delante de sus rivales, Alain Juppé (28,4%) y Nicolas Sarkozy (20,7%). Los ex primeros ministros se disputarán el próximo domingo la candidatura de la derecha en una segunda vuelta, mientras el ex presidente Sarkozy se queda fuera de la carrera por el Elíseo.

Sarkozy aceptó su derrota en una despedida de la vida política en la que sentenció: «A partir de ahora espero levantar más pasiones privadas que públicas».

«Gracias de corazón», declaró Fillon tras conocerse los resultados. El ganador expresó su voluntad de «enderezar Francia» apelando al «lenguaje de la verdad» y al «pensamiento libre». Juppé, por su parte, desea «continuar la lucha» y apeló a la unidad del pueblo francés. «He decidido continuar la lucha por todos los que creen en mí, a mis creencias y por la idea que tengo de Francia», apostilló, según informa Europa Press. Después lanzó el reto a Fillon: «La primera ronda ha sido una sorpresa. El próximo domingo, si queréis, habrá otra sorpresa».

Muy por detrás de los tres candidatos principales han quedado Nathalie Kosciusko-Morizet (2,6%), Bruno Le Maire (2,4%), Jean-Frédéric Poisson (1,5%) y Jean-François Copé (0,3%), según resultados correspondientes a 9.138 de los 10.229 centros de votación habilitados.

Una de las claves de la jornada electoral ha sido la alta participación, superior a los 2,5 millones a las 17.00 horas, y que podría alcanzar los tres millones, según la organización.

El próximo 7 de mayo se celebrarán las elecciones presidenciales, con todas las miradas puestas en Marine Le Pen, la líder del ultraderechista Frente Nacional.