El 21 de noviembre del año 2000, la banda terrorista ETA asesinaba mediante dos disparos en la cabeza a Ernest Lluch, miembro del PSC y ministro de Sanidad entre 1982 y 1986 en el primer Gobierno socialista de Felipe González. Este lunes, el 16º aniversario del crimen levantó el recuerdo casi unánime de la comunidad política, enturbiado sin embargo por el comentario en redes sociales del concejal de la CUP en el Ayuntamiento de Barcelona, Josep Garganté.

El regidor, respondiendo a la alcaldesa Ada Colau, que recordaba la memoria de Lluch como «un hombre comprometido y querido, en Barcelona y fuera», puntualizaba sin más detalles que el ex ministro «era del PSC-PSOE». Interpelado por otro usuario sobre el sentido de su comentario, el propio Garganté lo aclaraba, acompañando su tweet de una foto de Felipe González junto a José Barrionuevo y Rafael Vera durante su entrada en prisión por el secuestro de Segundo Marey y el caso GAL: «Pues que era del PSC-PSOE, que no eran, por cierto, unas monjas de la caridad precisamente».

https://twitter.com/jgarganteclosa/status/800739106082852865

Garganté, conductor de autobuses y destacado sindicalista en el sector del transporte municipal, es militante de las Candidaturas de Unidad Popular desde marzo de 2013 y concejal desde las municipales de 2015 en el Ayuntamiento de Barcelona, donde ha protagonizado numerosos enfrentamientos y polémicas con la actual alcaldesa.

En la tarde de este martes, Garganté ha tratado de rectificar sus comentarios asegurando que «no pretendía ofender a los amigos y familiares de Ernest Lluch ni justificar su asesinato, sino criticar la guerra sucia», además de reconocer que «la redacción» del tweet fue «desafortunada».

https://twitter.com/jgarganteclosa/status/801110147972157440