La declaración de Rita Barberá en el Tribunal Supremo el pasado lunes se desarrolló sin incidentes y fue «exhaustiva y cordial», según fuentes presentes en la misma. La senadora del PP terminó su comparecencia con un comentario humorístico y se despidió del juez Cándido Conde-Pumpido con un apretón de manos. Ahora el Alto Tribunal archivará esta causa tras su fallecimiento, pero continuará la instrucción de esta causa en Valencia.

Fuentes jurídicas han explicado que la comparecencia empezó con un incidente, ya que la ex dirigente popular debido a que vestía una falda estrecha y llevaba tacones tropezó al subir los escalones de estrados para declarar. Sin embargo, aseguró que se encontraba bien y que quería declarar.

Media hora de interrogatorio

La comparecencia de la senadora duró apenas media hora, ya que la mayor parte de la declaración se centró en la lectura de los hechos y en la lectura y corrección de la transcripción de sus explicaciones.

El fiscal Juan Ignacio Campos la sometió a un «exhaustivo» interrogatorio, pero en un tono «versallesco», según las fuentes consultadas. Luego respondió a la única pregunta del juez y de su defensa. La senadora se negó a responder al PSOE, que ejerce la acción popular.

En sus declaraciones, negó que hubiera cometido un delito de blanqueo de capitales y aseguró que desconocía que existía una caja b en Valencia, ya que ella solo se dedicaba a «sacar votos».

Sin su habitual vivacidad

Barberá abandonó el Tribunal Supremo en buen estado, aunque fuentes presentes en su declaración han destacado que la senadora no hizo gala de su conocida vivacidad. Algunas fuentes apuntan que pudo acudir medicada a esta cita judicial, aunque no se aportó ningún informe médico que apuntara algún trastorno de salud.

Ahora, el fiscal pedirá al juez el archivo de esta causa y el abogado de la política, fallecida esta mañana en Madrid de un infarto, presentará el certificado de defunción. El sobreseimiento será automático porque es una de las causas de extinción penal.

Ahora la causa por el ingreso de 1.000 euros en cuentas corrientes del grupo municipal del PP en Valencia continuará en la capital valenciana.