Policías nacionales están patrullando con pantalones rotos y camisolas deterioradas al tener que anularse el concurso que había convocado el Ministerio del Interior para la reposición de vestuario como consecuencia de la decisión del Gobierno de adelantar a finales de julio el cierre de los gastos no presupuestarios del año para intentar cumplir el objetivo de déficit.

El pasado 3 de noviembre, la Unión Federal de Policía (UFP) envió un escrito al secretario general de la Subdirección General de Logística del Cuerpo Nacional de Policía en el que denunciaba los problemas de uniformidad que sufren algunas unidades especiales -especialmente las de Intervención Policial (UIP) y las de Caballería- y exigía la renovación de las prendas a fin de que no merme «la operatividad de los servicios» y de que la imagen policial «sea la adecuada».

El sindicato advertía de que la situación «se agrava» ante la próxima incorporación a las UIP de 120 agentes que han realizado el curso de acceso a la especialidad y a los que no se podrá dotar de la «uniformidad adecuada» por la falta de prendas que tiene el Cuerpo.

La UFP avisa de que el problema se agravará cuando se incorporen otros 120 especialistas

El problema se habría resuelto previsiblemente si no se hubiera tenido que suspender el concurso convocado el pasado verano por la división económica y técnica de la Policía Nacional para la adquisición de cinco lotes diferentes de prendas de vestuario que se destinarían a cubrir las necesidades de los funcionarios adscritos a las UIP durante los años 2016-2017, cuyo anunció se publicó en el Boletín Oficial del Estado (BOE) el pasado 7 de julio. Las ofertas se podían presentar hasta el 18 de agosto y la apertura de propuestas se fijó para el 8 de septiembre.

Se trataba de cazadoras, pantalones, forro pantalón, camisolas, gorras, camisetas, camisetas de deporte, camisetas de algodón y botas, con un presupuesto base de licitación de 1.024.386 euros (IVA incluido). En total, 1.100 equipaciones de vestuario.

Aquella licitación se anuló a raíz de que, a propuesta de la Intervención General del Estado, el ministro de Hacienda y Administraciones Públicas, Cristóbal Montoro, dictara una orden el pasado 14 de julio -publicada en el BOE dos días después- por la que excepcionalmente se adelantaba a finales de julio -cuatro meses antes de lo habitual- el cierre contable del año a fin de no poner en riesgo el cumplimiento del objetivo de déficit impuesto por Bruselas.

Desde el 20 de julio, la Administración General del Estado no puede iniciar nuevos gastos, salvo los que deriven del cumplimiento de normas legales, los autorizados por el Consejo de Ministros, los relativos a personal o a deuda pública, entre otros. A los servicios gestores se les impuso el 29 de julio como fecha límite para el envío a fiscalización previa de los expedientes de adquisición de compromisos de gasto a las Intervenciones delegadas y regionales y territoriales.

Montoro adelantó el cierre contable a julio para intentar cumplir el objetivo de déficit

«Para el ejercicio 2016, se adelantan los plazos de tramitación de las operaciones (…) ante la necesidad de hacer efectivos los compromisos adquiridos con la Comisión Europea para asegurar el cumplimiento de los objetivos de estabilidad presupuestaria. Las consecuencias desfavorables que podrían derivarse en caso de incumplimiento hacen necesaria la adopción de medidas que permitan satisfacer las recomendaciones europeas», justificaba Montoro en la citada orden ministerial.

En su respuesta al escrito de la UFP, el responsable de la Subdirección General de Logística de la Policía Nacional, Enrique Taborda, justifica que no se hayan podido reponer las prendas deterioradas por la suspensión del concurso, al tiempo que informa de que el Servicio de Vestuario del Área de Medios Materiales ha tramitado ya «de manera anticipada» un nuevo expediente para la adquisición de 1.400 equipaciones para los ejercicios 2017-2018 por un montante de 1.253.700 euros. La idea es que este contrato sea adjudicado «a principio del próximo año».

Nuevo concurso

Se trata de 16 lotes independientes formados por guerreras, pantalones rectos y faldas, camisas grises de manga corta y larga, camisas blancas, zapatos de gala masculino y de tacón femenino, gorras de plato y gorro femenino, polos de manga corta y larga, pantalones de trabajo, botas, jerseys de pico, zapato técnico, botas de trabajo, cinturones dobles, gorras tipo baseball, cazadoras, anoraks, divisas metálicas par derecha-izquierda, manguitos de hombro y divisas de pecho, por los que las empresas interesadas en su suministro podrán pujar hasta las 12 horas del próximo 12 de diciembre. La apertura de ofertas se llevará a cabo el 12 de enero de 2017, fijándose en 20 meses el plazo de entrega.

La UFP ya ha advertido a la dirección de la Policía de que, a diferencia del concurso convocado el pasado mes de julio, la licitación en marcha no prevé prendas para los funcionarios con destino en las Unidades de Intervención Policial, con lo que no se dará solución a la problemática que hay planteada.