Era la primera aparición de Rita Maestre en público tras 13 días hibernando la derrota contra Ramón Espinar. Respondió a los medios durante veinticinco minutos mientras consultaba sus dos móviles todo el rato. El asunto del día en el Ayuntamiento de Madrid era un tema farragoso, la resolución para ordenar y clarificar los debates del Pleno. Ante la contrapregunta de un periodista, la portavoz municipal pareció aturdida y dijo: “Voy a mirar el orden del día y ahora le contesto”. Tecleó el móvil otros 30 segundos, se levantó con parsimonia y se fue. Minutos después llovieron los titulares: “Rita Maestre se queda en blanco”, “Rita Maestre se larga sin dar explicaciones”.

Los suyos la defienden: “Da igual lo que haga, que haya contestado media hora a los periodistas, aunque es verdad que estuvo inusualmente torpe al final. Siempre se va a montar la de Dios con Rita”. En el año y medio que lleva en la portavocía, Maestre (Madrid, 1988) se ha hecho fuerte en Ahora Madrid. Pero también ha colisionado con los medios que en Cibeles tildan “de la caverna”, especialmente por algunas preguntas relativas a su condena por desnudarse en la capilla de la Complutense en 2011. En ocasiones no ha respondido a ruegos que ha considerado hirientes. Hace dos semanas, Maestre conoció el sabor de la derrota. Una derrota muy dura por la que terminó enfermando, al igual que parte de su equipo.

Rita Maestre es el segundo rostro más popular de Ahora Madrid, sólo adelantado por la alcaldesa Manuela Carmena, quien la augura “una gran proyección política”. Mediática, coqueta, joven. Errejonista, la prensa airea recurrentemente su antigua relación con el número dos. Ambiciosa también: su sorprendente alianza con la corriente de Tania Sánchez despertó la bestia en Pablo Iglesias, echado al monte contra el sistema y últimamente aliado con el sector anticapitalista de Podemos y con Alberto Garzón.

Maestre, durante la campaña por la secretaría general de Podemos Madrid.

Maestre, durante la campaña por la secretaría general de Podemos Madrid. EP

“Yo ya la conocía antes de las elecciones municipales y me parecía que iba a funcionar bien pero también dudaba”, resalta su colega concejal Jorge García Castaño, próximo a Tania Sánchez. “Pensaba: ‘A ver estos tan jóvenes de Podemos si son tan listos’. Y mira, me he llevado una lección porque Rita ha demostrado este tiempo que es muy buena. Y le irá mejor tras esta derrota, de la que aprenderá”.

Después de la derrota, Maestre se fue de viaje a Italia con sus padres y ha anulado algunos compromisos tras su regreso

La derrota vino precedida de una campaña que duró dos meses y la tensión acumulada hizo que la dirigente enfermara, aquejada de unas anginas que la dejaron grogui. Maestre se cogió un permiso de viaje de cinco días y se marchó a Italia con sus padres. A su vuelta del país transalpino ha anulado algunos compromisos, como la reunión mensual que mantiene con los cuadros de Ahora Madrid. Su primera aparición ha sido la sonada rueda de prensa en la que se quedó en blanco. “La noticia de la VPO de Espinar banalizó la campaña. Y estoy segura de que los poderes están más contentos con Ramón que con Rita”, dice una ritista.

El hombre que aparcó su ambición para dejar paso a la de Maestre la arropa: “No sabemos quién va a ser nuestro candidato dentro de tres años. Apostamos por liderazgos corales”, indica José Manuel López, portavoz en la Asamblea de Madrid. “Nos reunimos, debatimos y concluimos que la persona mejor posicionada para liderar Podemos Madrid era ella. Pensábamos que nuestro sector iba a ganar, pensábamos que teníamos mejor equipo, pero no fue así”.

Cuentan que el colofón posterior a los resultados fue duro, pero que Maestre se mantuvo firme ante unas setenta personas que la miraban desconsoladas. “Rita es emocional. Pero no lloró, y la ocasión era propicia”, recuerda un testigo sobre la tarde de aquel 11 de noviembre. Muchos en el público sí lloraban, incapaces de asimilar el fracaso de lo que parecía una victoria segura. “Salió y dijo bien claro que habíamos perdido. Que cuando se pierde se aprende”. Insufló ánimo y circularon las cañas de cerveza entre sus acólitos.

rita-3

La derrota en clave interna difícilmente estropeará su proyección política, como le gusta decir a Carmena. Pero los tiempos actuales son convulsos y la batalla que se libra en Podemos tendrá un final incierto en la próxima Asamblea de Vistalegre. La asociación de Sánchez y Maestre fue percibida como una puñalada trapera por Pablo Iglesias, quien, furioso, llegó a acusar sin pruebas al sector errejonista de filtrar los datos de la VPO de Espinar. “Pablo está tensando la cuerda demasiado y no sabemos adónde quiere llegar”.

Dentro de Ahora Madrid nadie discute su cargo, que da mucha visibilidad. Es la portavoz a pesar de ser la benjamín

Dentro de Ahora Madrid nadie discute su cargo, que da mucha visibilidad. Es la portavoz a pesar de ser la benjamín de su bancada de 20 concejales. “Tiene la cabeza amueblada y domina una batería imposible de temas”, cuenta un cuadro. “A veces sorprende en las reuniones. Una vez debatimos sobre La Dragona –una casa okupa próxima a Ventas- y Rita se puso del lado de los okupas”. Otra de sus labores no confesables es poner orden en la anárquica coalición que dirige el ayuntamiento. Cada concejal va bastante a su aire, la política de comunicación de Cibeles es un caos (como se vio con el lance de los tirititeros) y ella es la que da la cara, al fin y al cabo.

Hija de funcionarios –como Iglesias, como Errejón-, procedente de un hogar del barrio de Ventas que bien podría encajarse en la clase media, muchos rivales no la perdonan el episodio de la capilla de Somosaguas, por el que fue detenida cuando tenía 23 años. Y en un contexto de cada vez más polarización social, la visita privada que hizo al arzobispo de Madrid para pedirle perdón por aquel lance también la ha granjeado críticas por la izquierda, por quienes entienden que no tiene que haber ningún edificio religioso en la universidad y que la protesta fue legítima.

¿Qué Rita Maestre volverá tras el varapalo de las primarias? Está por ver. De momento ha regresado la versión más despistada, apenas una mácula en un país que vive tiempos cambiantes.