Francisco Granados, encarcelado de forma preventiva desde hace dos años y un mes por su implicación en el caso Púnica, quiere comparecer ante el juez de la Audiencia Nacional Eloy Velasco para responder a todas las preguntas y aportar documentación con la que trataría de acreditar que yerran algunas líneas de investigación que le incriminan.

En un escueto escrito presentado este lunes ante el Juzgado de Instrucción Central 6 de la Audiencia Nacional, el ex número dos del PP de Madrid cambia de estrategia y pide declarar voluntariamente tras fracasar en su intento de que Velasco lo pusiera en libertad. A principios de octubre, el instructor prorrogó su continuidad en prisión al apreciar riesgo de fuga por tener todavía, de «una manera oculta, una gran cantidad elevada de dinero que la investigación no ha sido capaz aún de decomisarle”. Ese fallo lo ha ratificado íntegramente la Sección Cuarta de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional en un auto fechado el pasado 25 de noviembre y conocido este lunes.

Fuentes cercanas a Granados han indicado a Elindependiente.com que éste «ya no sabe qué hacer para aportar claridad y transparencia» a la investigación, por lo que ha optado ahora por pedir su comparecencia ante el juez. La Ley de Enjuiciamiento Criminal, en su artículo 400, establece que «el procesado podrá declarar cuantas veces quisiere y el juez recibirá inmediatamente la declaración si tuviere relación con la causa».

Quiere que le pregunten y colaborar con la Justicia en lo que esté a su alcance», dice su entorno

Las fuentes dijeron que a intención del ex consejero de Presidencia de la Comunidad de Madrid y ex secretario general del PP de Madrid es aportar documentación que él conserva y con la que trataría de desmontar algunas de las acusaciones que la Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia Civil y el instructor de la causa han formulado contra él, al que sitúan en la cúspide de una trama criminal para saquear los fondos públicos. «Quiere que le pregunten y colaborar con la Justicia en lo que esté a su alcance», señalaron.

Con todo, las fuentes dijeron que el investigado «no es muy optimista» ante la posibilidad de que pueda quedar en libertad tras comparecer en la Audiencia Nacional y contestar a las preguntas que se le formulen. En el auto dictado a principios de octubre, asumiendo el criterio de la Fiscalía Anticorrupción, Eloy Velasco abrió la puerta a la posibilidad de que Francisco Granados pueda permanecer cuatro años en prisión, el máximo que prevé la ley. Ese plazo se cumpliría el 31 de octubre de 2018.

13 delitos

El caso Púnica se abrió judicialmente en junio de 2014 y en octubre de aquel año se practicaron las primeras detenciones, entre otras las de Granados y la del constructor David Marjaliza, el otro gran actor en esta presunta trama de corrupción. La macrocausa, desgajada en diversas piezas separadas, acumula cerca de 150 imputados tras dos años de instrucción.

El juez imputa al ex secretario general del PP de Madrid hasta 13 delitos: blanqueo de capitales; falsificación de documentos públicos, privados o mercantiles; contra la Hacienda Pública; cohecho; tráfico de influencias; malversación; fraude; prevaricación; corrupción entre particulares; delitos relativos al mercado y a los consumidores; infidelidad en la custodia de documentos y revelación de secretos; negociaciones prohibidas a los funcionarios y asociación ilícita o participación en organización criminal.