La dirección de la Policía Nacional ha rectificado su propuesta inicial y ha aceptado las mejoras planteadas por los sindicatos en relación con el disfrute del permiso de Navidad, con lo que se garantiza unas fiestas en paz. Con todo, este acercamiento da solución al problema más perentorio pero no al de fondo: la aplicación de la jornada laboral, lo que ha llevado a la organización mayoritaria en el cuerpo a declarar conflicto colectivo y a anunciar movilizaciones.

Representantes del Sindicato Unificado de Policía (SUP), la Confederación Española de Policía (CEP), la Unión Federal de Policía (UFP) y el Sindicato Profesional de Policía (SPP) han mantenido este lunes una reunión con la Dirección Adjunta Operativa (DAO) para abordar la instrucción dictada el pasado 24 de noviembre con la que se pretendía regular el disfrute de los días de descanso con motivo de las próximas fiestas navideñas y que perjudicaba a los funcionarios que trabajan en turnos rotatorios completos o en jornada ordinaria de noche (unos 19.500 agentes, un tercio de la plantilla total).

Fuentes sindicales han informado de que el DAO en funciones, el comisario principal Antonio Rodríguez Martín, ha accedido a las pretensiones de las organizaciones y se modificarán las condiciones para evitar el perjuicio que se causaba a un sector del cuerpo, lo que ha permitido desbloquear la situación. Así, en el caso de los funcionarios que trabajan a turnos, éstos podrán disfrutar los tres días durante el ciclo sin necesidad de que sean consecutivos y con la única limitación de que no haya más de una noche, ampliándose hasta el 15 de enero el periodo para disfrutar de estas libranzas.

Los policías que trabajen la noche del 24 o el 31 de diciembre contarán con un día de libranza

En lo que respecta a los turnos fijos de noche, los sindicatos han logrado que se compense con una noche más de descanso a disfrutar fuera del permiso de Navidad, siendo el 28 de febrero la fecha tope. Existen otras dos novedades. De un lado, los policías que trabajen la noche del 24 o 31 de diciembre contarán con un día de libranza, al tiempo que se levanta la prohibición expresa de que se puedan acumular los tres días laborables de permiso por Navidad con otros de asuntos propios o vacaciones.

El conflicto del permiso de Navidad ha puesto de manifiesto claramente la división existente en el seno de la representación sindical en el cuerpo, con dos bloques enfrentados. De un lado se encuentra el SUP, el sindicato mayoritario, que hoy ha atribuido a la «presión» derivada de la declaración de conflicto colectivo formulada la pasada semana y al anuncio de movilizaciones el hecho de que la DAO haya accedido a sentarse y a corregir su propuesta inicial.

División sindical

En el otro bloque se sitúan de forma conjunta la CEP, la UFP y el SPP, quienes se arrogan la convocatoria urgente de la reunión de este lunes y critican la estrategia sindical del SUP. «Hemos buscado la unidad para que nuestra postura fuera tenida en cuenta por la Administración, como así ha sido, frente al desmarque del SUP, que ha optado por declarar un conflicto colectivo que, por plazos, jamás habría arreglado este problema del permiso de Navidad. Nosotros queríamos solucionar esto ya. Otros han preferido jugar a dilatar en el tiempo su estrategia, para cuando ya no haya nada que hacer. Pese a su equivocación, los derechos profesionales de los compañeros están salvaguardados», han expuesto las tres organizaciones en un comunicado conjunto.

La nueva dirección de la Policía Nacional, capitaneada por Germán López Iglesias, ha logrado de esta forma resolver el malestar en el cuerpo por los criterios establecidos para el disfrute de las libranzas en el periodo navideño pero no solventa el problema de fondo: la no aplicación de la jornada laboral forzada por Bruselas en unidades especializadas. En este sentido, el SUP mantiene su declaración de conflicto colectivo y el anuncio de movilizaciones, por cuanto ni se ha convocado aún la mesa de seguimiento que la anterior dirección acordó crear para estudiar los problemas que suscitara la aplicación de la nueva regulación horaria.

El sindicato mayoritario pide la convocatoria urgente de un pleno extraordinario del Consejo de Policía, bajo la presidencia del ministro del Interior, cuyo único punto en el orden del día sea la “mediación y conciliación del conflicto colectivo declarado”.