El presidente de Italia, Serio Mattarella, ha encargado este domingo al ministro de Exteriores, Paolo Gentiloni, la formación de un nuevo gobierno que sustituya al del dimitido Matteo Renzi, que abandonó el cargo tras el fracaso de su reforma constitucional.

Gentiloni ha sido llamado este domingo al Palacio del Quirinal y, en una breve reunión con el jefe de Estado, ha recibido el encargo. El ministro de Exteriores, de 62 años, ya sonaba entre los favoritos para asumir esta tarea.

El Partido Democrático (PD) mantiene de esta forma la iniciativa, si bien deberá buscar aliados para poder gobernar el país, al menos durante unos meses. Actualmente, comparte administración con representantes de otras formaciones, entre ellos el Nuevo Centro Derecha (NCD) de Angelino Alfano.

Ronda de consultas

Mattarella había mantenido durante estos días una ronda de consultas con partidos y autoridades para determinar el futuro político de Italia tras la dimisión de Renzi. El presidente ya avanzó el sábado que esperaba dar algún tipo de paso «en las próximas horas».

El objetivo, según explicó, es lograr un «gobierno con la plenitud de sus funciones» en el menor tiempo posible. No obstante, Mattarella insistió en la necesidad de «armonizar» la ley electoral antes de ir de nuevo a las urnas –la norma actual sólo sirve para la Cámara de Diputados–.

El Movimiento 5 Estrellas de Beppe Grillo aboga por ir a las urnas cuanto antes, mientras que el ex primer ministro italiano Silvio Berlusconi es partidario también de votar pero una vez que se haya reformado la ley electoral. Ambos, sin embargo, comparten sus reticencias a un gobierno que no ha sido votado por los ciudadanos.