Bajo el lema «ni rey ni miedo» que ya presidió la quema de fotos del Jefe del Estado en el Parlamento catalán, la CUP ha extendido esta noche la quema de fotos de S. M. el Rey por diversas localidades catalanas. La campaña de «desobediencia» responde a la detención ayer de tres de los cinco activistas del partido anticapitalista que el pasado 11 de septiembre quemaron o rompieron fotos del Rey y ejemplares de la Constitución en señal de protesta, un gesto que se ha convertido casi en habitual en las manifestaciones independentistas.

Además, la Policía Nacional ha detenido esta mañana en Alcalá de Henares a Nora Miralles y Roger Santacana, tras interceptar el autocar en el que dirigentes y militantes de la CUP se dirigían a Madrid para acompañar tanto a los detenidos ayer como a los investigados que no fueron detenidos y que también habían sido citados a declarar por la Audiencia Nacional por los actos de la Diada.

Dirigentes y simpatizantes de la CUP se concentran a estas horas frente a la Audiencia Nacional, donde la portavoz parlamentaria del partido, Anna Gabriel, ha señalado al conseller de Interior, Jordi Jané, como responsable de la detención de sus compañeros.  «Quien ha decidido que hoy no podamos estar trabajando por la liberación nacional social y de género es la Conselleria de Interior y el conseller Jordi Jané». Gabriel ha criticado que los Mossos actuaran de oficio para identificar a los responsables de la quema de fotos durante los actos de la Diada.

«Creemos que no puede haber consellers de Interior con mentalidad autonomista y con servicio a tribunales de excepción como la Audiencia Nacional, nos reafirmamos en el trabajo por la independencia de Cataluña y por que no haya responsables políticos al servicio de instituciones de este tipo», ha declarado.

El presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, ha intentado por su parte rebajar la tensión con los anticapitalistas, lamentando en declaraciones a Radio4 que se investigue judicialmente «un acto simbólico». Puigdemont ha defendido la actuación de su consejero de Interior y ha intentado desligar esta nueva polémica de la aprobación de los presupuestos catalanes.

Amenazas al PDCat

La tensión se ha trasladado también a la relación entre la CUP y el PDCat (antigua Convergencia), dos de cuyas sedes han amanecido hoy con pintadas amenazantes contra Jané, el ex presidente Artur Mas y la actual coordinadora general del partido, Marta Pascal. «Jané y Pascal, lo pagaréis» es la amenaza en una de las sedes, junto al dibujo de un ahorcado, mientras que otra pintada reza «RIP Artur Mas» y anuncia que los anticapitalistas no apoyarán los presupuestos de la Generalitat.

Esta noche, las concentraciones de apoyo a los detenidos se han reproducido en Barcelona, Santa Coloma de Gramenet, Girona, Tarragona, Lleida, Sabadell, Igualada, Cornellà, Cardedeu, Vilanova i la Geltrú, Vic, Navàs, La Seu d’Urgell, Sort y Tortosa.

En la concentración de la plaza Orfila, en el barrio barcelonés de Sant Andreu, las diputadas de la CUP en el Parlament Eulàlia Reguant y Mireia Vehí, así como los concejal en el Ayuntamiento de Barcelona Maria Rovira y Josep Garganté, han participado en una nueva quema de fotografías del Rey.