La policía alemana está buscando a un sospechoso de nacionalidad tunecina en relación con el atentado del lunes en Berlín, en el que un camión mató a 12 personas tras irrumpir en un mercadillo de Navidad. Se trata de Anis Amri, de 24 años, cuyo nombre ha aparecido en un documento hallado en la cabina del camión, un certificado alemán por el que se tolera la permanencia de un extranjero en el país pese a no haber obtenido asilo. Además, este jueves, el ministro del Interior alemán Thomas de Maizière ha hecho público que las huellas de Amri corresponden con las encontradas en la cabina del vehículo.

Según el titular de Interior de la región de Renania del Norte-Westfalia, Ralf Jaeger, el actual sospechoso era conocido por los servicios de seguridad alemanes, había sido identificado como un riesgo y estaba en contacto con redes islamistas. Según fuentes de seguridad citadas por la CNN, Anis Amri habría sido detenido en agosto con documentación falsa en el sur del país, camino a Italia. Un juez ordenó su liberación posteriormente.

Alemania negó la solicitud de asilo a Amri, que tiene pendiente una orden de deportación desde junio de este año

Fue precisamente a través del país transalpino, al que Amri llegó en 2012, desde donde el sospechoso dio el salto a Alemania, en 2015, tras pasar más de tres años en la cárcel. Una vez allí, solicitó asilo y le fue concedido un permiso temporal. La solicitud, finalmente, fue rechazada en junio de este año, aunque los papeles de su deportación, según ha informado el propio Jaeger, no estaban listos todavía.

La agencia antiterrorista alemana recibió los primeros informes sobre Amri en noviembre de este año tras la detención de Abu Walaa, un imán islamista detenido y referenciado por los informadores que llevaron a su arresto como el número uno de Estado Islámico en Alemania.

La BBC, citando fuentes judiciales, informa de que Amri había estado bajo vigilancia entre marzo y septiembre de 2016 por la sospecha de que pudiera estar planeando un robo con el que conseguir financiación para adquirir armas automáticas. Previamente, el sospechoso había sido condenado en Túnez a una pena de cinco años de cárcel por robo con violencia que no llegó a cumplir.

The New York Times ha informado de que la inteligencia estadounidense incluyó a Amri en sus listas de prohibición de vuelo

Este jueves, The New York Times ha informado de que el sospechoso estaba también bajo el radar de las agencias norteamericanas. Según la inteligencia estadounidense, Amri habría consultado en internet cómo fabricar explosivos caseros y habría contactado al menos una vez con el Estado Islámico a través de Telegram. Además, el huido estaría incluido en alguna de sus no-fly list, creadas tras los atentados del 11-S contra las Torres Gemelas para impedir volar a sospechosos de actividades terroristas y otros criminales.

Los avisos de búsqueda emitidos este miércoles precisan que el huido, armado y peligroso, podría utilizar hasta seis alias y tres nacionalidades diferentes. El gobierno alemán ha ofrecido 100.000 euros de recompensa a quien aporte alguna información que ayude a capturarlo. El huido, que cumplirá 24 años este jueves, puede presentarse bajo diferentes pseudónimos: Ahmed Zaghloul, Anis Amir, Ahmad Zarzour, Ahmed Almasri y Mohamed Hassa. Igualmente, presenta identidades que le harían pasar por egipcio, tunecino o libanés.

En las últimas horas, incluso la familia del fugitivo, desde Túnez, le ha urgido a entregarse. «Si me está escuchando, quiero pedirle que se rinda», ha expresado su hermano Abdelkader ante los medios, antes de asegurar que «si ha hecho lo que se sospecha, será castigado».

Ficha de búsqueda del sospechoso Anis Amri.

Ficha de búsqueda del sospechoso Anis Amri.

 

El Estado Islámico reivindicó este martes la autoría del atentado, según informó la agencia de noticias Amaq, vinculada a la organización terrorista. El grupo que dirige Abu Bakr al Baghdadi aseguraba que el conductor del camión que se empotró contra el mercado navideño era «un soldado del califato».

Un camión de gran tonelaje con matrícula polaca irrumpió el lunes en el mercado navideño de Breitscheidplatz, donde se ubica la Gedächtniskirche (Iglesia del Recuerdo) en el barrio de Charlottenburg, con un balance de 12 muertos y 48 heridos, según informó la policía de Berlín. La canciller alemana, Angela Merkel, ha indicado este martes que la principal hipótesis es que el ataque se trata de un «atentado terrorista» y ha informado de que casi medio centenar de víctimas todavía «luchan por su vida». Entre los heridos, según ha confirmado el Ministerio de Asuntos Exteriores, se encuentra un ciudadano español que ya ha sido operado tras ser alcanzado en la pierna.

Dentro del vehículo había dos personas. Una de ellas, de nacionalidad polaca, fue encontrada muerta en la cabina. La segunda podría ser Anis A., aunque en un primer momento se detuvo a un ciudadano paquistaní de 23 años, que había llegado en 2015 a Alemania como refugiado. «Si se confirma que el agresor había pedido protección en nuestro país esto sería especialmente repugnante», valoró Merkel al respecto. El arrestado fue puesto en libertad durante la tarde de este martes.

Ya durante el día, el jefe de la policía berlinesa se había mostrado incapaz de asegurar que el detenido fuera el verdadero responsable del ataque. Según fuentes de seguridad citadas por el diario Die Welt, de hecho, la Policía habría reconocido tener en su custodia «al hombre equivocado». «El verdadero culpable todavía está armado y puede causar nuevos daños», citaba también el medio alemán en fuentes policiales. Horas más tarde, el sospechoso era puesto en libertad.

El camión que que arrolló ayer a los visitantes de un mercadillo navideño en el centro de Berlín.

El camión que arrolló ayer a los visitantes de un mercadillo navideño en el centro de Berlín.

El vehículo utilizado para el ataque procedía, al parecer, de Polonia, donde habría sido robado en una obra. El propietario del camión informó a la cadena de TVN 24 que desde las 16.oo horas había perdido el contacto con el conductor, su primo. Una de las tesis es que fuera secuestrado y se tratara de la persona muerta encontrada en la cabina.

Cuando se estrelló contra quienes curioseaban en el mercadillo navideño, el camión procedía de la Kantstrasse y la Budapesterstrasse. Los primeros vídeos difundidos en los medios locales mostraban cómo quedaron destrozados los puestos del mercadillo. Quienes estaban de compras trataban de socorrer a los heridos, que yacían en el suelo de esta concurrida zona de la capital alemana.

La policía hizo un llamamiento para que no se compartan vídeos de lo ocurrido «para proteger la privacidad de las víctimas y de sus familiares». A última hora de la noche, los agentes analizaban un paquete sospechoso encontrado en el mercadillo navideño. «Por favor, eviten la Breitscheidsplatz», anunciaron los agentes.

Desde la policía se insistió en que la población no difundiera rumores y no se acercara a la zona del mercadillo. Facebook activó su protocolo de seguridad para evitar bulos. El Gobierno alemán había advertido a la red social de que aplicaría la legislación sobre difamación si no ponía medidas para controlar la difusión de noticias falsas.

El presidente federal, Joachim Gauck, se mostró conmovido por lo acontecido en pleno centro comercial de Berlín. «Es un día nefasto para Berlín y para nuestro país… mis pensamientos están con las víctimas y con sus familias. Agradezco su trabajo a los policías y a quienes han ayudado a los heridos». La canciller alemana, Angela Merkel, dijo, según informó su portavoz en Twitter: «Estamos de luto por los muertos y tratando de ayudar a los numerosos heridos».

Es un día nefasto para Berlín y para nuestro país. Mis pensamientos están con las víctimas y con sus familias», dice el presidente Gauck

El alcalde de Berlín, Michael Müller, aseguró que la situación estaba bajo control, pero no pudo ocultar su pesar. «Lo que hemos visto aquí es dramático»,

Sin esperar a saber detalles sobre la autoría o las características del suceso, los ultraderechistas xenófobos de Pegida dijeron en su página de Facebook: «Merkel, ¡estarás orgullosa de lo que han hecho tus colegas de Berlín!

La Casa Blanca emitió un comunicado en el que condenaba «en los términos más enérgicos lo que parece ser un ataque terrorista en un mercado navideño en Berlín». Y añadía: «Alemania es uno de nuestros socios más cercanos y aliados más fuertes. Estamos junto a Alemania en la lucha contra aquellos que tienen en su objetivo nuestra forma de vida y amenazan a nuestras sociedades».

La zona donde se ha producido el ataque es una de los lugares donde berlineses y turistas se concentran en estas fechas para elegir sus regalos navideños. Cada año visitan el mercadillo navideño allí emplazado un millón de personas. Está junto a la Iglesia del Recuerdo, también conocida popularmente como la iglesia derruida, un símbolo de la barbarie de la Segunda Guerra Mundial en pleno centro de la parte occidental de Berlín.

La imagen recuerda al atentado de Niza del 14 de julio de 2016. Un camión embistió a una multitud que celebraba la fiesta nacional francesa. Entonces resultaron muertas 84 personas. El autor era de nacionalidad francesa y tunecina. Pero desde los medios alemanes hicieron un llamamiento a la prudencia y subrayaron que era pronto para establecer una relación entre Berlín y Niza. El alcalde de Niza, Philippe Pradal, lanzó un mensaje a Berlín, a través de su cuenta de Twitter: «Mismo modo de operar. Misma violencia ciega. Mismo odio contra gente feliz. Más que nunca luchemos contra la oscuridad».