Los partidarios y detractores de la independencia se mantiene en una situación de empate técnico en Cataluña: un 45,3% diría ‘sí’ a la independencia y un 46,8 diría que ‘no’, mientras que un 4,6 afirma que no lo sabe y un 3,1 no contesta.

Lo refleja una encuesta presentada este jueves en rueda de prensa por el Centre d’Estudis d’Opinió (CEO) de la Generalitat, con 1.047 entrevistas realizadas entre el 12 y el 17 de diciembre, semana en la que la presidenta del Parlament, Carme Forcadell, declaró ante el TSJC por permitir el debate y votación de las conclusiones del proceso constituyente pese al TC.

Loader Loading...
EAD Logo Taking too long?

Reload Reload document
| Open Open in new tab

El director del CEO, Jordi Argelaguet, ha destacado que se trata de un empate técnico que se repite desde diciembre de 2014, con pequeñas oscilaciones en función de la coyuntura, y ha querido dejar claro que no es el resultado de un futuro referéndum: «No hemos preguntado qué harían en un referéndum».

Más indicativa de la evolución política catalana en este ámbito es la pregunta múltiple sobre qué debería ser Cataluña: Estado independiente, estado dentro de una España federal, comunidad autónoma o región española. En este caso, los defensores del Estado independiente se quedan en el 36,1%, lejos del 48% que esta opción llegó a alcanzar en respuesta múltiple en noviembre de 2013. Por contra sube la apuesta por el estado federal, que ahora convence la 29,2% de los catalanes y la comunidad autónoma sigue siendo la opción de un 23,6%.

Estas opciones han invertido el orden en la última década, ya que en 2006 sólo un 13,9% optaba por la independencia, frente al 38,2 que se declaraba satisfecho con la fórmula autonómica y el 33,4% que defendía la reforma federal del Estado. Diez años de debate independentista, que se originó precisamente en 2006 con la aprobación del nuevo Estatuto de autonomía impulsado por Pasqual Maragall y José Luis Rodríguez Zapatero, y rebajado  después por el Tribunal Constitucional a petición del PP, han generado el estado de opinión actual.

ERC y Comunes luchan por el primer lugar

En cuanto al comportamiento electoral, JxS sigue siendo la opción favorita en las elecciones al Parlament, con un 27,2%, aunque pierden tres puntos respecto al barómetro anterior. Y se trata de un resultado poco útil porque ERC ya ha anunciado que no repetirá coalición con el PDCat. En este sentido, cabe recordar la encuesta publicada hace una semana por El Periódico, que auguraba una mayoría de 50 escaños para los republicanos, mientras sus aliados del PDCat caían hasta la cuarta posición.

La encuesta del CEO sí confirma la caída de Ciudadanos al cuarto lugar, mientras el PSC y la confluencia de izquierdas CSQP siguen batallando por el segundo lugar. En este sentido, no parece que haya tenido demasiado efecto en el electorado el giro independentista de Ada Colau, líder de los comunes, que en los últimos meses se ha acercado significativamente al soberanismo.

Por contra, el PSC de Miquel Iceta sigue sacando réditos a su postura de fuerza tanto contra el referéndum como contra los golpes de mano en el PSOE. De hecho, CSQP le sacaba cinco puntos a los socialistas en la anterior encuesta, ventaja que ahora se ha volatilizado.

En las elecciones generales la batalla está entre Esquerra y EnComúPodem, la alianza de Ada Colau y Podemos. Los republicanos vuelven a ganar en intención de voto, como en la anterior encuesta, aunque en las generales fueron los comunes los que se alzaron con el primer lugar en Cataluña. El PSC sigue en tercer lugar, por delante del PDCat y C’s, aunque en este ámbito todos pierden en favor de los indecisos.