El juez de la Audiencia Nacional Santiago Pedraz ha enviado a prisión incondicional a los dos jóvenes detenidos el pasado miércoles en Madrid por delitos de enaltecimiento del terrorismo y depósito de municiones y armas de guerra. Se trata de dos jóvenes de entre 18 y 25 años de nacionalidad española pero de origen marroquí y gambiano que se habían radicalizado en Madrid y que integraban así una célula terrorista de «segunda generación».

Loader Loading...
EAD Logo Taking too long?

Reload Reload document
| Open Open in new tab

 

El juez destaca en el auto de prisión que los dos detenidos «han seguido una progresiva radicalización de corte yihadista tras conseguir de una persona un fusil AK-47, conocido como kalashnikov. «Realizaron diversos vídeos portando el mismo, así como un machete militar, con atributos del Daesh, entre ellos la bandera e insertando cantos islámicos y frases de corte yihadista». Añade que lo publicaron en Instagram primero como difusión pública y luego «entre amigos». Después en Facebook y Youtube. Asimismo, pretendían comprar en el mercado negro fusiles AK-47, armas cortas y granadas de mano, para lo que llegaron a tener una reunión con un tercero al que le ofrecieron por los primeros hasta  6.000 euros, sin que conste que los adquirieran.

En las entradas y registros ha sido incautada una tarjeta SD con los vídeos, material informático, cinco cargadores vacía de arma larga, 37 cartuchos de calibre 7.62 milímetros y una funda de arma larga.