Autoridades federales de Estados Unidos han afirmado que «no se ha descartado» que el ataque a tiros que causó este viernes cinco muertos y ocho heridos de bala en el aeropuerto de Fort Lauderdale, en el sur de Florida, tenga motivaciones terroristas.

En una rueda de prensa ofrecida la noche del pasado viernes en el aeropuerto donde se registró el tiroteo, George Piro, de la oficina del FBI en Miami, señaló que no se ha descartado que el incidente constituya un ataque terrorista y se estudian «todos los ángulos».

El agente agregó que las autoridades están revisando el historial militar del atacante, identificado en la rueda de prensa como Esteban Santiago, estadounidense de 26 años y quien se espera que comparezca el lunes ante una corte del condado de Broward.

Piro agregó que Santiago, un ex militar que estuvo destacado en Irak, utilizó durante el tiroteo una pistola semiautomática que transportaba en su equipaje y se entregó a las autoridades sin oponer resistencia.

Esteban Santiago, el responsable del tiroteo en el aeropuerto de Florida.

Esteban Santiago, el responsable del tiroteo en el aeropuerto de Florida. EFE

El detenido vestía una camiseta de Star Wars y llevaba consigo una identificación militar, si bien se desconoce aún si le pertenece o es de otra persona. Fue retenido por la policía cuando trataba de recargar su pistola para un nuevo ataque. Inició el tiroteo tras recoger su maleta en la sala de equipajes y cargar el arma en el baño, según varios testigos del tiroteo. El arma estaba dentro de su equipaje facturado.

El autor del crimen llegó al aeropuerto de Fort Lauderdale en un vuelo procedente de Anchorage (Alaska) vía Minneapolis. Santiago tiene 26 años, nació en Nueva Jersey y es de origen puertorriqueño.

El hermano del sospechoso, Bryan Santiago, declaró a NBC News que el presunto atacante creció en Puerto Rico, en donde sirvió en la Guardia Nacional, luego fue destacado en Irak y posteriormente se mudó a Alaska, donde trabajó como guardia de seguridad.

«Era una persona normal, espiritual, una buena persona», manifestó el hermano, quien reveló que Esteban Santiago sufría desordenes postraumáticos tras su experiencia en Irak.

El canal CBS señaló que en 2011 y 2012 Santiago fue investigado por pornografía infantil, aunque no hubo evidencia suficiente para acusarlo, y que en noviembre de 2016 entró en una oficina del FBI en Anchorage (Alaska) y dijo que estaba siendo obligado a enrolarse en las filas del Estado Islámico (EI).

El secretario de prensa de la Casa Blanca del ex presidente George Bush, Ari Fleischer, que se encontraba en esos momentos en el aeropuerto, reflejó el caos vivido a través de Twitter: «Se han disparado tiros. Todo el mundo corre».

Posteriormente, explicó que la situación se «calmó», pero que las autoridades no permitían salir a nadie del aeropuerto en la zona donde él se encontraba.

El presidente electo, Donald Trump, se pronunció rápidamente en su Twitter y aseguró que estaba «monitoreando la terrible situación en Florida (…) Mis pensamientos y plegarias están con todos».