Es la tercera corriente en liza y la más estable desde la Asamblea fundacional de Podemos, conocida como Vistalegre I. Izquierda Anticapitalista, liderada por Miguel Urbán y la líder andaluza, Teresa Rodríguez, ha presentado este jueves los borradores de Podemos en Movimiento, la propuesta para la II Asamblea Ciudadana Estatal del 10, 11 y 12 de febrero. El espíritu que quieren imprimir a la organización es el del movimiento social, un fenómeno que quieren trasladar a Podemos otorgando autonomía a las organizaciones territoriales y restando verticalidad y poder a la cúpula estatal del partido. Una intención que se traduce también en la eliminación de la figura del secretario general.

Proponen una «polifonía» en la dirección del partido para reflejar la pluralidad

«No es sólo una cuestión de forma, es cambiar de secretario general a un coordinador que tenga temporalmente la responsabilidad de representarnos a todo», ha señalado Rodríguez, que ha especificado que la máxima figura de Podemos pasaría a ser, según su propuesta, un liderazgo «compartido y plural». La propuesta anticapitalista reivindica así la dirección coral que pueda representar las distintas sensibilidades existentes en Podemos. «La pluralidad, la polifonía, es más eficaz políticamente que una sola voz y la uniformidad», ha destacado la dirigente andaluza, que ha defendido que la pluralidad «no es un escollo sino un valor».

En cuanto a la organización interna de Podemos, también han reconocido al inspiración de los movimientos sociales en sus propuestas, con carácter tremendamente descentralizado y con autonomía propia de cada uno de los entes territoriales. Esto también va encaminado a restar poder el líder de la organización, según ha explicado Rodríguez. «Hoy por hoy el secretario general puede intervenir en cualquier territorio, revocar a cualquier cargo, elegir a los miembros de su ejecutiva. Nosotros proponemos que se invierta la pirámide y que sea el consejo el que tome esas decisiones». Este reparto del poder también se concreta en otra medida: la limitación de ‘una persona, un cargo’; una propuesta que Rodríguez cumplirá con su renuncia a presentarse en las listas de Podemos en Movimiento, aunque sí participará activamente en la campaña con Urbán.

El líder anticapitalista cree que la integración de Iglesias debe traducirse en diálogo

Izquierda Anticapitalista presenta este primer borrador de propuestas a la espera de que continúen las negociaciones para llegar a un acuerdo pero presentarán su lista propia en caso de que no lo haya. Urbán ha interpretado el documento que prepara Iglesias para buscar la unidad como una «declaración de intenciones» pero se ha mostrado escéptico respecto al resultado efectivo. «Coger las ideas que gustan de cada texto es lícito pero no es integrador», ha matizado el eurodiputado, que ha apelado a la necesidad de «discutir y consensuar» en los próximos días. El plazo máximo para llegar a acuerdos es el 21 de enero, día en que se presentarán las propuestas de documentos, que podrán transaccionar o fusionarse hasta el 1 de febrero.

Urbán llama a la «desobediencia desde lo institucional»

Las propuestas presentadas por anticapitalistas entrarían en sintonía con el documento organizativo de los afines a Iñigo Errejón, que se suman a la petición de descentralización frente a la estructura que propondría Pablo Iglesias. La estrategia política, en cambio, es el extremo que les aleja de los errejonistas y les sitúa más cerca a Pablo Iglesias. La disputa entre la importancia de la movilización social y las instituciones es el pivote que aleja las dos posturas.

No sólo queremos ganar más diputados, queremos una vida que merezca la pena ser vivida

Mientras Errejón defendía a primera hora que «no es momento de resistir», sino de construir un Podemos «útil» y a «la ofensiva», Urbán daba una idea completamente alejada de esta postura. «Lo que toca es resistir y protestar contra el tripartito de los recortes «, ha señalado el líder anticapitalista, que ha mostrado su convicción en la necesidad de construir «una máquina del conflicto social». Algo que, creen, no se puede conseguir en el Congreso de los Diputados: «Vamos  a tener que salir a la calle».

La radicalidad de la propuesta anticapitalista se aplica también a las instituciones, en las que Urbán ha hecho un llamamiento a la indisciplina. «Hay que empezar a hablar de desobediencia desde lo institucional», ha comenzado el eurodiputado, «porque es la única forma de desobedecer las leyes injustas», ha advertido, al tiempo que ha reducido la utilidad institucional: «Simplemente parapetándonos en las instituciones no se cambia nada; toca no convertirnos en un partido más, resistir a lo que viene». «Queremos ganar, pero queremos ganar no solo más diputados, queremos algo más importante: una vida que merezca la vida ser vivida y eso se hace desde la resistencia».