A la marcha acudirán cientos de ex presos de ETA, decenas de miles de simpatizantes de la izquierda abertzale y la plana mayor de EH Bildu. Como todos los años, volverán a abarrotar las calles de Bilbao en apoyo a los 350 militantes de ETA que permanecen en prisión y para los que reclamarán un cambio en la política penitenciaria. Ni PNV, que como en ediciones anteriores ha confirmado su ausencia, ni PSE, ni PP participarán. Este año la novedad la representa Podemos Euskadi, dos de cuyos rostros más relevantes, su secretaria general y diputada en el Congreso, Nagua Alba, y su candidata a lehendakari, Pili Zabala, han decido acudir a la convocatoria organizada para este sábado. La impulsa la plataforma Sare de apoyo a los presos de la banda y anualmente atrae a cerca de 100.000 personas en favor del fin de la dispersión de los presos etarras en cárceles de fuera del País Vasco y en contra de la política carcelaria actual. Será la primera ocasión en la que Alba, máxima responsable de Podemos en el País Vasco, acuda a esta marcha. Asegura, al igual que Zabala, -hermana de Joxi Zabala, asesinado por los GAL en 1983-, que lo hacen a título “individual” sin que representen al conjunto de la formación de Pablo Iglesias.

El gesto se suma al escenificado ayer en la Cámara Baja, donde Alba, junto al diputado de Podemos, Eduardo Maura, formalizó una iniciativa para reclamar en el Congreso la cesión de la competencia de prisiones al País Vasco. El acercamiento a las tesis de la izquierda abertzale en este ámbito ha sido progresivo e incuestionable en la formación de Iglesias. Hace sólo tres días su consejo ciudadano emitía un comunicado preparando el terreno al paso dado por Alba y Zabala de acercamiento a la marcha impulsada por el entorno de EH Bildu y cuya imagen más visible es Joseba Azkarraga (EA), ex consejero de Justicia con Juan José Ibarretxe que ejerce como portavos de Sare.

Podemos considera que con los presos de ETA “lamentablemente” no se ha avanzado de igual modo que lo que se ha hecho en ámbitos como el reconocimiento del daño causado o el reconocimiento “de todas las víctimas”. En un comunicado reciente Podemos afirmó que el mantenimiento de la política de dispersión es “absolutamente injustificable” desde el punto de vista del respeto a los derechos humanos. La formación de Alba llega a mostrar su “cercanía con el sufrimiento de las familias de los etarras encarcelados y con los propios militantes de la banda en prisión a los que señala que se les somete a un “castigo cruel e injusto”. Asegura que se está aplicando una política “vengativa” por parte del Ministerio del Interior al persistir en este tipo de medidas carcelarias y cuya “excepcionalidad” sólo se justificarían “con fines políticos”. Para Podemos esta política era “inaceptable” cuando ETA mataba y más lo es ahora que no lo hace.

Podemos cree que la dispersión penitenciaria de etarras es «un castigo cruel e injusto»

En el escrito lamenta que incluso los presos acogidos a las políticas de justicia restaurativa, que han apostado por el reconocimiento del daño, el arrepentimiento y han pedido perdón a las víctimas, “están teniendo graves dificultades para acceder a los derechos penitenciarios que legalmente les corresponden”. La formación que lidera Alba en el País Vasco insta a los etarras encarcelados a seguir avanzando en el rechazo de la violencia “reconociendo lo injusto del daño causado desde la revisión crítica del pasado”. Añaden que el arrepentimiento no supone ninguna renuncia a los objetivos políticos, “sí a unos medios totalmente equivocados e injustificados”.

Podemos Euskadi sería, a excepción de EH Bildu, la única formación con representación de altos cargos en la manifestación que recorrerá el centro de la capital vizcaína y que volverá a representar un aldabonazo a los presos de ETA y a las movilizaciones y movimientos internos llevados a cabo en los últimos meses.

Fractura interna, Equo e IU se desmarcan

La decisión de Alba y Zabala de acudir el sábado a la manifestación de Sare no ha gustado al resto de formaciones que integran la coalición a la que pertenece Podemos en el País Vasco. Los otros dos integrantes de Elkarrekin Podemos, Equo y Ezker Anitza-IU, pese a compartir muchas de las demandas, como el final de la dispersión o un vambio de la polítoca penitenciaria, emitieron ayer sendas notas en las que cuestionaban la manifestación por celebrarse bajo un enfoque «parcial» de la situación. Así, para Ezker Anitza-IU la cita forma parte de la «escenificación» de Sortu para reforzar su relato de alos y años deviolencia terrorista en Euskadi». Para Equo aún restan muchos pasos por dar en el entorno de ETA, como el reconocimiento del daño causado tanto por parte de quienes ejercieron la violencia como por quienes le apoyaron «en ese lamentable camino».

IU ve «parcial» la marcha y Equo cree que el entorno de ETA aún debe reconocer el daño causado

El PNV ha confirmado que no participará en un acto que considera que sólo se identifica con las posiciones de la izquierda abertzale y que pese a que ellos también defienden el final de la política de dispersión y la transferencia de la política penitenciaria a Euskadi, pero recuerdan que existen dos premisas injustificables como son la reparación del daño causado, además del desarme y disolución de ETA. La dirección del partido, cuya Ejecutiva, el Euzkadi Buru Batzar (EBB), se reunió el lunes sin ni siquiera abordar esta cuestión, ha optado por limitarse a “respetar” la convocatoria pero evita insuflarle ningún tipo de apoyo.

PSE: “No nos vemos representadas en ella”

Desde el PSE tampoco se secundará la marcha, “no nos vemos reconocidos en ella”, señalan. En ediciones anteriores tan sólo algunos miembros participaron a título personal, como el caso de la ex consejera con Patxi López, Gema Zabaleta. Desde la formación de Idoia Mendia recuerdan que para dar apoyo a los presos de ETA aún quedan muchos pasos por completar. Sí subrayan su rechazo a la dispersión en cárceles alejadas del País Vasco por representar una política aplicada en una situación de “excepcionalidad” que ahora, sin la acción violenta de ETA, no se da.

Reiteran que desde tiempos del lehendakari Patxi López el PSE “plantea la necesidad de una política penitenciaria diferente”, que pretenda un refuerzo de la “resocialización” de los presos. A ello responden fórmulas como la ‘Vía Nanclares’, en la que el rechazo de la violencia y la reparación del daño causado abrió el camino para los primeros etarras que renegaron de su pasado. “Deben reconocer que lo que hicieron estuvo mal”, subrayan en el PSE. Los socialistas consideran que persisten dificultades importantes como “poner condiciones a la reinserción, como ahora hace el EPPK, es un modo de entorpecer el proceso”, señalan.

Los socialistas vascos afirman que les queda reconocer «que lo que hicieron estuvo mal»

La manifestación de Sare del sábado culminará un proceso de movilizaciones y pronunciamientos llevados a cabo por el colectivo de presos de la banda. Agrupados mayoritariamente en el denominado ‘Colectivo de Presos Políticos Vascos’, el EPPK, la dirección del frente de militantes encarcelados, ha abierto un proceso interno de debate en las prisiones vascas y francesas para modificar la solicitud de beneficios penitenciarios que ETA mantenía hasta ahora. El cambio, iniciado en 2013, debe certificarse para dejar atrás la posición “frentista” según la cual los miembros de ETA encarcelados se debían negar a solicitar beneficios carcelarios. Ahora el EPPK da liberad a los militantes de la organización para actuar de modo individualizado y solicitar beneficios que puedan traducirse en reducciones de pena, en cambios de grado carcelario u otro tipo de ventajas. Deberán hacerlo, sin embargo, sin rebasar las dos líneas rojas que aún hoy mantiene la dirección de ETA: “la delación y el arrepentimiento”.

Una marcha con cerca de un millar de ex presos de ETA

El pasado sábado cerca de 300 ex presos de la banda dieron por concluido el encierro de un mes llevado a cabo en Usurbil (Guipúzcoa) para demandar el final de la dispersión y un cambio en la política penitenciaria. El colectivo de presos anunció que este sábado participará en la marcha multitudinaria organizada por Sare en Bilbao y que lo hará cerca de un millar de etarras, e invitaba a la sociedad vasca a apoyarles en beneficio de los etarras aún presos.

El ex jefe militar de ETA ‘Kantauri’ recurre a Europa para declarar ilegal la dispersión

En la antesala de esta marcha, el ex jefe militar de ETA, José Javier Arizkuren Ruiz, alias ‘Kantauri’, ha decidido acudir hasta el Tribunales de Derechos Humanos de Estrasburgo para denunciar la política de dispersión. ‘Kantauri’, condenado a más de 600 años de cárcel, considera que tras haber fracasado sus intentos por desactivar esta política carcelaria aplicada a los etarras en España, quizá Europa pueda suponer una nueva vía para acabar con ella. Aún se desconoce que la Justicia europea admite la petición y accede a estudiarla. Según relató su abogada, Amaia Izko, Kantauri argumentará que su existencia conlleva una vulneración “del derecho familiar” de los presos y que incluso su vigencia como medida para luchar contra ETA no se sostiene en la actualidad. Izko confía en que al igual que ocurrió con la denominada ‘Doctrina Parot’, de acumulación de condenas, declarada ilegal por Europa, también ahora la Corte europea tumbe la dispersión de etarras. Izko ya ha anunciado que sólo es la primera de una serie de demandas similares que formalizarán más presos de ETA.