El jefe del Gobierno, Mariano Rajoy, ha pedido hoy al presidente de la Generalitat de Cataluña, Carles Puigdemont, que dé «un primer paso» en favor de la relación entre ambas administraciones y «no deje la silla vacía» en la Conferencia de Presidentes del próximo martes. La petición se la ha formulado Rajoy en la conferencia de prensa que ha ofrecido en el Palacio de la Moncloa tras la entrevista con el primer ministro irlandés, Enda Kenny.

A falta de cinco días para que esa Conferencia tenga lugar en el Senado, Puigdemont ha recalcado que no tiene intención de ir, por lo que se mantiene en la negativa que avanzó hace semanas. Rajoy ha destacado en varias ocasiones que no comparte esa decisión, y hoy lo ha vuelto a poner de manifiesto, ya que «el diálogo es fluido» entre Puigdemont y él y se han incrementado los contactos de los ministros y de la vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría, con los consellers de la Generalitat. Así que le ha solicitado que «no deje la silla vacía» en la Conferencia de Presidentes para evitar que «otros opinen» en lugar de Puigdemont.

Como antes, el presidente del Gobierno ha insistido en remarcar que no autorizará ningún referéndum que atente contra la unidad, la igualdad y la libertad de los españoles, así como contra su soberanía. Fuera de eso, ha mostrado mano tendida y ha querido dejar claro que no se cansará de «intentar el diálogo».

Puigdemont insiste en que no acudirá a la conferencia

El presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, ha insistido este jueves en que no acudirá a la Conferencia de Presidente del 17 de enero por considerar que Cataluña merece un trato «bilateral», que se ha ganado, a su juicio, en las urnas y en las calles con la defensa del proceso soberanista. Según Puigdemont, Cataluña «ha salido del régimen común por voluntad de los catalanes», y ha recordado que en el último foro de presidentes que se convocó en 2012 había 14 diputados independentistas en el Parlament, mientras que ahora hay 72.

El presidente catalán ha precisado que no estar en la cita del día 17 en el Senado no implica que Cataluña deje de reclamar las demandas del actual sistema de financiación «pendientes de liquidación», ya que considera que su obligación es reclamar hasta el último euro.

En declaraciones a Catalunya Ràdio, Puigdemont ha considerado «perfectamente posible» reunirse con el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, antes de que termine el mes de enero y ha asegurado que ambos ya están «hablando de cuándo y en qué formato» debe producirse este encuentro, que ha situado en una fecha «no muy lejana» y ha advertido que insistirá en pactar el referéndum pese a que el Gobierno lo rechace.

Puigdemont considera «perfectamente posible» reunirse con Rajoy antes de que acabe enero

Aunque este martes la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, insistiera en cerrar la puerta a cualquier posibilidad de que su Ejecutivo negocie un referéndum, Puigdemont no se resigna y afirma que «constitucionalmente» es posible convocar una votación así y pide diálogo a Rajoy. «Uno puede hablar con los más fervientes creyentes en la idea de Dios sobre la inexistencia de Dios. Pues creo que con los más fervientes defensores de la unidad de España debe poder hablarse de la posibilidad de la independencia de Cataluña; intelectualmente, al menos», ha reflexionado.

Si la reunión con Puigdemont se hace en enero, Puigdemont iría sin tener garantizada su continuidad porque la CUP no decidirá hasta una reunión del 28 de enero si avala los Presupuestos 2017 y, por tanto, si da continuidad a la actual legislatura catalana, ya que el presidente vinculó la aprobación de las cuentas a esa continuidad.

Puigdemont está dispuesto a estudiar con Rajoy que el referéndum fuera convocado para toda España y no sólo en Cataluña, pero ha puntualizado que «la clave sería si el resultado de Cataluña valdría o no valdría», es decir, que la decisión sobre su futuro político fuera solo de los catalanes.

No volverá a ser candidato a la Generalitat

Puigdemont reiteró a principios de enero que no volverá a ser candidato a la Generalitat y ha agradecido al ex presidente Artur Mas -quien le propuso para el cargo- que siempre haya reconocido que desde el primer día dejó claro que no quería ir a la reelección.

No ha opinado sobre si Mas debería ser candidato, y ha añadido que, en la reunión del PDeCAT del lunes, el ex presidente pidió al partido que «nadie más se descarte» para ser el candidato en las próximas elecciones catalanas.