María Dolores de Cospedal asume la responsabilidad, adquiere el compromiso, y finalmente pronuncia unas disculpas que la oposición echó en falta en un primer momento. La ministra de Defensa ha trasmitido sus disculpas a las familias de las víctimas del Yak.42, el siniestro en el que fallecieron 62 militares españoles en mayo de 2003. «No tengo problema en pedir perdón en el nombre del Estado por no haber reconocido con anterioridad la responsabilidad del Estado. Lo reitero y lo hago de corazón», ha asegurado Cospedal en la Comisión de Defensa en el Congreso de los Diputados, donde ha comparecido tras conocerse el informe del Consejo de Estado en el que apuntaba a la responsabilidad de Federico Trillo, entonces ministro de Defensa. Cospedal, como ya transmitió a las familias, ha reiterado su «compromiso inquebrantable» y su intención de asumir las conclusiones de este informe.

La actual ministra ha adelantado que emitirá una resolución que recoja las conclusiones del informe; «Una responsabilidad que me corresponde como ministra de Defensa», ha señalado. Una resolución en la que admitirá la responsabilidad patrimonial de la Administración en el accidente. «Es una obligación moral de honrar la memoria de las víctimas, soldados españoles, pedir un justo y digno reconocimiento para ellas y sus familias, y así lo queremos hacer con este cambio de consideración».

Cospedal ha querido dotar a esta responsabilidad patrimonial de una fuerte carga simbólica, en lo que ha calificado como un «reconocimiento moral de justicia y dignidad que corresponde a las víctimas», más allá de la compensación material, que no volverá a resarcirse, según ha explicado en Comisión.  Sin embargo, sí se ha comprometido a extraer las «lecciones» de la tragedia: «Se lo debemos a ellos y en esto sí les puedo decir que el Ministerio de Defensa ha puesto todos los medios para minimizar los riesgo e intentar que una situación así no se pueda volver a repetir».

La oposición pide explicaciones

El homenaje que la ministra de Defensa ha hecho en su primera intervención ha sido afeado en la réplica por la oposición, que ha lamentado en un primer momento la omisión de disculpas. El portavoz del Grupo Socialista Antonio Hernando, ha reprochado a Cospedal que no haya reconocido los errores: «Esperaba que pidiera perdón, 14 años después pero que lo pidiera», ha lamentado, al igual que ha reprochado la ausencia de mención alguna a su antecesor en el cargo, Federico Trillo: «Qué desprecio tan gratuito no recordar a las víctimas el día que se despedía de la embajada de Londres».

En este sentido se ha expresado también Albert Rivera, el líder de Ciudadanos, que ha afirmado que «el primer paso es reconocer que no se ha hecho bien». «Hoy la dignidad pasa por pedir perdón». Rivera ha señalado la necesidad de las disculpas, al ser «el cargo de un Gobierno del mismo color» que el que gobernaba entonces, y ha instado al Ejecutivo de «ser capaz de pedir perdón y buscar soluciones de una manera ágil».

Pablo Iglesias ha comparecido en la Comisión, donde ha planteado a la ministra de Defensa una extensa batería de 32 preguntas en las que pedía la identificación clara de los responsables del suceso. Así, ha abordado distintos aspectos que envuelven el suceso, desde la documentación contractual de los aviones, las pólizas de los seguros, una información que ha exigido sacar a la luz poco antes de acusar directamente al PP de esconder dichos documentos: «Sabemos que es una información custodiada en su ministerio «.

En su segunda intervención, la ministra ha hecho referencia a esta última petición. «Me comprometí a recuperar los documentos que hoy no tengamos pero han pasado muchos años», ha señalado, asegurando que hay otros que «nunca antes se han pedido», como los contratos de los 42 aviones que viajaron en las mismas condiciones antes del siniestro. Eso sí, ha especificado que «no es que hayan estado en el ministerio y hayan desaparecido, es que nunca han estado», le ha replicado a Iglesias.