Las familias de las víctimas del Yak-42 han agradecido las palabras de la ministra de Defensa, Maria Dolores de Cospedal, pero han reclamado un reconocimiento mayor: el del Gobierno. Decenas de familiares han seguido desde el Congreso de los Diputados la comparecencia en Comisión sobre la tragedia del Yak-42, en la que murieron 62 militares españoles, y han agradecido a la ministra las disculpas, pero han reconocido su disconformidad con algunas de las respuestas y han pedido que ese «perdón» se haga efectivo en un acto de homenaje a los fallecidos.

«A las familias nos gustaría un homenaje de perdón público del Gobierno en el que se reconozcan las responsabilidades», ha señalado Curra Ripollés, portavoz de la Asociación de familias del Yak-42 y hermana de una de las víctimas, que al mismo tiempo ha lamentado que tras conocerse el informe del Consejo de Estado «la palabra perdón se ha prostituido».

«El perdón no se pide, se da», ha sentenciado Ripollés. En este sentido ha destacado la importancia simbólica de un acto así, con un homenaje en el el presidente de Gobierno, Mariano Rajoy, pidiera perdón a las víctimas, y donde «los compañeros que quisieran pudieran desfilar por ellos»; un gesto que, ha lamentado, no pudieron hacer en su día, cuando «les obligaron a no hablar de esto y a que no vinieran de uniforme a velar los féretros».

Ripollés ha agradecido a la titular de Defensa el gesto de asumir el Consejo de Estado, en un gesto «muy importante» de «apoyo a las familias. También se ha referido a la actitud del resto de portavoces el respeto guardado en las intervenciones: «Su lenguaje ha sido diferente porque estábamos delante y se lo agradecemos», ha señalado.

Sin embargo, la portavoz también ha mostrado su disconformidad con algunas de las respuestas de Cospedal: «Ha habido contestaciones en las que no estamos de acuerdo porque no tienen que ver con informes judiciales. (…) Tenemos una sentencia del Tribunal Sypremo que decía que el Yak no reunía las condiciones técnicas para volar», ha destacado. «La ministra ha dicho, en tono de disculpa, que cumplían órdenes, pero nunca nos han contestado a quién dio esas órdenes».

En este sentido, Ripollés ha reclamado que la investigación de los pormenores del asunto se lleve a cabo en la Comisión de Defensa de la Cámara Baja, donde esperan encontrar respuestas a preguntas aún sin responder, a la vez que han pedido que el informe resultante se haga público. Una investigación en la que el presidente de la Asociación, Miguel Sencianes, ha insistido: «El mejor homenaje es la verdad».