Luis Bárcenas ha logrado sorprender a la fiscal Conchita Sabadell al facilitar un desglose de sus cuentas bancarias entre el 2003 y el 2008 por un importe de entre siete y ocho millones de los que sólo 2,5 millones de euros fueron por transferencia y el resto en efectivo. No obstante, el ex dirigente popular ha asegurado que nunca sacó el dinero de España sino que lo recibía en Suiza y que allí lo ingresaba. Además ha reconocido que ganó 7 millones de euros con la OPA de Endesa. «Tenía información, percepciones y sentido común al comprar acciones», ha dicho. También ha admitido que en alguna ocasión su mujer, Rosalía Iglesias, le acompañó en estos viajes, pero que no sabía que era para ingresar el dinero en efectivo porque se quedaba «en un salita».

El ex tesorero del PP ha asegurado que este dinero procedía de sus actividades empresariales, como por ejemplo los 940.000 euros que ingresó de una sociedad o los tres millones de un grupo de inversores o 1,8 millones por la compraventa de cuadros. Bárcenas ha asegurado que no ha facilitado esta información hasta ahora porque no guardaba la documentación de sus cuentas en España y porque la persona que tiene los datos falleció en el 2013.

Bárcenas ha sorprendido a la fiscal con un desglose de sus cuentas y asegura que no reunió todos los datos hasta este domingo

También ha afirmado que hasta el domingo no terminó de reunir estos datos. Y ha lamentado que la autorización que dio a Suiza para que facilitará información sobre sus cuentas le haya supuesto la imputación de delitos fiscales.  «Yo estaba convencido de que Suiza respetaría la legalidad y no enviaría los datos sobre mis cuentas respetando el secreto bancario», ha apostillado.

La fiscal ha logrado enredar a Bárcenas hasta el punto de que este se ha corregido a sí mismo sobre las cantidades que ingresó finalmente en sus cuentas y ha insistido en que la compraventa de cuadros fue una operación con el antiguo tesorero del PP Rosendo Naseiro, «que es muy suyo», y por no decirle ni le ha facilitado el nombre de la persona que compró los cuadros cuyo importe ingresó en Suiza.

Fondo de pensiones

Luis Bárcenas ha asegurado, en la segunda jornada de su declaración en el juicio de la primera pieza de la trama Gürtel, que los más de 40 millones de euros que acumuló en sus dos cuentas en Suiza proceden de «operaciones comerciales en el extranjero» y que eran como «un fondo de pensiones fuera de España».

El ex dirigente popular ha reconocido que no declaró este dinero en España, pero ha negado que su fortuna fuera opaca. «No me he ocultado detrás de nadie», ha apostillado, ya que siempre»he figurado como titular en estas cuentas».

Por ello, ha negado que las fundaciones que creó en Suiza fueran sociedades pantalla. » Era una sociedad visible. Se me veía a mí». Y añadió: «El banco sabía que yo estaba detrás de ella».

Bárcenas y los inversores latinoamericanos

El ex dirigente popular está ofreciendo unas prolijas explicaciones sobre sus cuentas en Suiza y ha explicado que entre los años 2002 y 2003 empezó a gestionar el dinero de unos inversores latinoamericanos por lo que optó por crear una fundación en la que tenía sus poderes «restringidos» porque ya era senador.

También ha explicado que el banco Lombier Didier en el que operaba usaba sociedades como Favona que eran utilizadas por «personas de la familia real». También ha comentado que regularizó sus cuentas de Suiza en el 2012 y pagó en el impuesto de sociedades 350.000 euros en diciembre de este año.

La sesión de este juicio se inició con la admisión de la autorización de Suiza para que Bárcenas fuera interrogado por los movimientos de estas cuentas. Las defensas se han opuesto a esta incorporación y las acusaciones entre ellas el Abogado del Estado han apoyado que se incorpore dicha autorización.