El juez Santiago Pedraz ha acordado este miércoles dejar en libertad a Edrissa Ceesay y Samir Sennouni, detenidos en Madrid el pasado 28 de diciembre en el marco de la ‘operación Serkan’ y que fueron a prisión por enaltecimiento del terrorismo y depósito de armas y municiones de guerra al «desvanecerse» los indicios de que estén relacionados con grupos yihadistas.

Está investigación fue coordinada por la Brigada de Información de la Policía de Madrid y en ella intervino un confidente de este cuerpo apodado el Lolo que según la Guardia Civil «posee una personalidad perturbadora, es inteligente y manipulador».

El juez sospecha que el Lolo «ideó» esta operación al facilitar a los agentes, antes de verano, varios vídeos en los que los acusados aparecían profiriendo amenazas junto a elementos identificativos del Estado Islámico, como la propia bandera del DAESH. En alguno de los vídeos, incluso, aparecían imágenes de la Puerta del Sol de fondo.

Cargador Cargando...
Logotipo de EAD ¿Tarda demasiado?

Recargar Recargar el documento
| Abrir Abrir en una nueva pestaña

El magistrado explica que el Lolo se puso en contacto con un agente encubierto, Código Tango, al que le aseguró que los detenidos querían comprar armas después de que hubieran sido adoctrinados por un individuo llamado Abdul que regenta una carnicería cercana a la mezquita de Valdebernardo (Madrid). Las primeras enseñanzas, según su versión, se llevaron a cabo en una escuela coránica y luego en una parcela abandonada. Con estos mimbres, la policia pidió la detención de los jóvenes y el registro de sus domicilios por lo que también fue revisada la casa del confidente en la que se localizó una sudadera negra semejante a la que usa un individuo no identificado que aparece en uno de los cinco vídeos grabados.

Inductor de los vídeos

Por ello, el magistrado sostiene que el Lolo «es el artífice e inductor de los vídeos y de la adquisición y posesión de armas». Además, subraya que no se ha podido acreditar, a lo largo de la instrucción, que los detenidos hayan sido adoctrinados por Abdul, «ya que no hay diligencia alguna que vincule» a los jóvenes con él. Tampoco se ha podido determinar que los arrestados «profesen» la ideología yihadista.

Asimismo, el magistrado afirma que los vídeos «no responden a la tipología yihadista» porque las frases que pronuncian se concretan en «vais a morir todos», y por «la gloria de Allah». Y subraya que los mismos no han sido publicitados, «salvo el corto espacio de tiempo que estuvieron» en una red social.

Las armas

Pedraz revela que en relación a las armas solo se han encontrado cargadores y munición, pero que se ignora «quién las ha podido esconder y por quién fueron adquiridas» . Y descarta que los jóvenes compraran armas porque «el agente encubierto lo niega». Se da la circunstancia de que el Lolo facilitó la misma información a la Guardia Civil cuando terminó su colaboración con la policía tras el registro de su casa.

Por ello, el juez sostiene que las pruebas practicadas no permiten establecer «la existencia de un delito de terrorismo, ya sea por enaltecimiento o por amenazas». Y al no existir, por tanto, «motivos bastantes» acuerda dejar en libertad a los arrestados. Pedraz seguirá con esta investigación hasta se terminen de analizar los efectos intervenidos, pero ya avanza que la Audiencia Nacional no es competente para perseguir a estos jóvenes.

No obstante, hasta que termine la investigación, los detenidos tienen la obligación de comunicar cualquier cambio de domicilio y deberán facilitar un teléfono móvil al juzgado para estar localizados.