Íñigo Errejón no descarta por completo el acuerdo antes de la Asamblea Ciudadana Estatal de Podemos que se celebrará el 11 y 12 de febrero. Sin embargo, el portavoz parlamentario de la formación sí asume que habrá diferencias en las que tengan que decidir los inscritos y, por tanto, presentar su propio proyecto. Mientras Pablo Iglesias sitúa el debate en una cuestión de liderazgos y adelanta que dejará su cargo en caso de que sus propuestas no sean las vencedoras, Errejón asume otro reto: «Mi responsabilidad, lo que nos está pidiendo la gente, es no obligar a elegir entre unos y otros, sino someter la discusión a nuestras bases para que puedan decidir qué rumbo llevamos», ha señalado en declaraciones a periodistas en el Congreso.

Cuando alguien se empeña en hablar de nombres, muestra resistencia a discutir sobre ideas», dice Errejón

El secretario político ha llamado a «un debate político y organizativo sosegado» que no se puede «sepultar bajo la discusión de los nombres». En este sentido, ha lanzado una advertencia que bien podría ir dirigida al líder del partido: «Cuando alguien se empeña en discutir sobre los nombres, lo que muestra es una resistencia a discutir sobre ideas políticas», ha afirmado, al tiempo que ha reiterado su apoyo para que Iglesias continúe como líder: «He visto a Pablo Iglesias hacer grandes cosas»; ha comenzado, «y estoy convencido de que es un secretario general que puede llevar a Podemos a las metas que estamos fijado, lo que quiero discutir es con qué forma de organización».

Iglesias remarcó este miércoles tras la reunión que, en caso de que Errejón ganara las propuestas, aunque no se presentara a secretario general, tendría que liderar el partido. Una afirmación que el número dos de Podemos ha desmentido a preguntas de los periodistas: «Si estuviera dispuesto, me presentaría a la Secretaría General, y no lo hago porque no tenemos diferencias sobre eso», ha señalado, a la vez que ha enviado un mensaje a Iglesias: «Los compañeros estamos a la orden de lo que dicen las bases. Si alguien es representante del conjunto tiene que ser representante de lo que la gente pueda votar», ha sostenido.

Las diferentes sensibilidades no son corrientes ni ataques», advierte el ‘número dos’

Errejón ha defendido el carácter «plural» de la formación, con «diferentes sensibilidades que no son corrientes ni ataques, sino un debate serio». Con esta reflexión, Errejón contestaba a uno de los principales argumentos del secretario general de Podemos estos días, que en múltiples ocasiones ha mencionado el símil de Podemos con el PSOE, un partido de «baronías y familias» y un ejemplo a evitar.

En este sentido, el secretario político de la organización ha manifestado que la advertencia de Iglesias sobre su hipotética marcha es una «decisión personal», al tiempo que ha destacado su intención de continuar en el partido, sean cuales sean los resultados: «Yo no me voy a ir a ningún lado -ha comenzado-, voy a estar donde me ponga la dirección y las bases y si tengo que dar un paso atrás, asumo que daré un paso atrás. Pero no me voy a ir a ningún lado, me gusten o no los resultados de nuestro congreso. Estaré donde me ponga nuestra gente». «Pase lo que pase, el día después de Vistalegre nos van a ver juntos».

El ‘poder judicial’ de Podemos, condición sine qua non

El secretario político de Podemos ha marcado una de sus líneas rojas en cuanto a la negociación antes de Vsitalegre II: la Comisión de Garantías. Este es el punto organizativo en el que Iglesias y Errejón tienen más camino por recorrer, después de que los pablistas presentaran una propuesta por la que los miembros de este órgano fueran integrados en listas significadas.

«Tenemos que seguir dando pasos para parecernos más al país que queremos, queremos una Comisión de Garantías independiente, reforzada», ha afirmado Errejón, que ha llamado al consenso utilizando el símil de contar con un «Poder Judicial independiente» para «seguir dando pasos en lo organizativos para parecernos más al país que queremos».