El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha insistido hoy en que está dispuesto a «hablar de todo» con la Generalitat salvo de dos cuestiones innegociables, esto es, del referéndum independentista y de un sistema fiscal específico, al estilo del concierto vasco, «que no está en la Constitución ni se quiso en su día». Precisamente, el pacto fiscal fue el argumento al que se aferró Artur Mas en 2012 para iniciar su andanada secesionista, basado en el discurso del «España nos roba».

Rajoy ha hecho estas consideraciones durante una amplia entrevista concedida a Onda Cero. Interrogado por Carlos Alsina respecto a si es partidario de un nuevo Estatuto catalán para dar solución al órdago soberanista, lo ha considerado innecesario, para recordar a continuación que «lo importante en Cataluña es evitar la quiebra (económica) y pagar a los proveedores». También dice estar dispuesto a hacer «más inversiones» en esta Comunidad, al tiempo que admite la existencia de «temas mejorables», pero, en definitiva, nada que vaya contra la soberanía de todos los españoles.

Defiende que la luz en España no está más cara que en otros países de nuestro entorno y no se abaratará la tarifa fija

El precio del recibo de la luz ha ocupado buena parte del tiempo de la entrevista, pero no ha permitido vislumbrar ninguna solución ni a corto ni medio plazo. Ha hecho suya la previsión del ministro de Energía, Álvaro Nadal, de que los ciudadanos pagaremos este año una media de cien euros más al año en el recibo; de que la parte de la tarifa fija que marca el Ejecutivo, ahora «congelada», no va a bajar y que, en realidad, estamos en el mismo nivel de precios que en 2015.

«No todo depende del Gobierno», se ha defendido Rajoy con alusiones a la subida del precio del petróleo o al detalle de que hay otros países de nuestro entorno que, a día de hoy, están pagando más caro el kilovatio hora. eso sí, ha admitido que es un «tema preocupante» que afecta a la competitividad del país «y al bolsillo de todos los españoles».

Negociaciones con el PNV

Tras felicitarse por los datos de la EPA e insistir en su objetivo de llegar a 20 millones de ocupados en 2020, ha rebajado el tono de su ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, que afirmó que no tener presupuestos para este año «sería una catástrofe». Rajoy ha preferido hablar de «mala noticia», revelado que va a intentar el apoyo del PNV, que ya hay cosas avanzadas con Ciudadanos y que hay una parte importante del Presupuesto «ya aprobada».

Ha jugado al despiste con la continuidad de Cospedal y la creación de la figura del coordinador general

Pero si en algún tema se ha conducido con pies de plomo ha sido respecto a las cuestiones internas de su partido. Con un «no lo estoy siguiendo» ha despachado prácticamente la pregunta sobre el juicio a su ex tesorero Luis Bárcenas. «Hacer algo razonable», ha sido la expresión elegida cuando han hablado del modelo de participación de los militantes populares y no ha ido mucho más allá, sobre la continuidad de María Dolores de Cospedal y la creación de la figura del coordinador general.

Alsina le ha recordado una de sus máximas: «lo que funciona no hay que tocarlo» y él ha recogido ese guante para agregar que «es una manera de aplicar la lógica», aunque a continuación ha matizado que «lo que no quiere decir que sea la única». Respecto a si habrá un coordinador de la ejecutiva, ha explicado que «sí se puede crear. No es la primera vez, puede haber una segunda vez, o no, ya veremos. Habrá que escuchar a todo el mundo» ha sido su única concesión. En definitiva, no ha querido dar ninguna pista aunque resulte llamativo que no haya aprovechado para confirmar a Cospedal dada ya la proximidad del congreso de su partido.

El ejemplo de Merkel

Tampoco ha cerrado el debate en torno a la limitación de mandatos, que lo podría haber hecho aclarando si piensa estar más de dos al frente del Gobierno de la nación. Es más, tras recordar que ningún sistema parlamentario limita el número de años en el poder, ha recordado que Angela Merkel lleva al frente de las riendas en Alemania «desde 2005 y se volverá a presentar en septiembre». Acaso siga su estela.