El PSOE sigue roto entre quienes apuestan por el modelo tradicional de partido y quienes defienden un proyecto rupturista que dé más participación a las bases. Este viernes ambos modelos han vuelto a confrontar en boca de dos de sus principales representantes: Pedro Sánchez, que ha apelado a la «autonomía política» de los militantes, y Eduardo Madina, que defiende la «legitimidad de los órganos» del PSOE y que sea el Comité Federal quien convoque las consultas a las bases, no el secretario general. Ambos se disputaron el liderazgo del PSOE en 2014.

Durante la presentación de su proyecto de ponencia política, Madina ha venido a decir que el PSOE se ha reencontrado consigo mismo tras la marcha de Pedro Sánchez: «La dulce sensación de haber vuelto a casa», ha asegurado, citando a Alfonso Guerra. Aunque no ha mencionado en ningún momento al ex secretario general, todo su discurso sonaba a enmienda a la totalidad de su gestión. Ha celebrado que al fin se produzca «un debate serio» sobre la situación del partido y ha recordado la responsabilidad de la anterior Ejecutiva federal en las dos derrotas electorales y la crisis de la organización. «El PSOE es responsable de lo que le ocurre al PSOE», ha señalado.

Sánchez responde a la Gestora a través de las redes sociales

Mientras tanto, a través de las redes sociales, Sánchez ha vuelto a tomar la bandera de la participación de los militantes en las decisiones del partido. En respuesta a la intención de la Gestora de regular las consultas a las bases, Sánchez escribió en Twitter que «la participación de la militancia no es coacción, es reforzar la democracia interna de nuestra organización».

En una explicación más larga este viernes escrita en Facebook, el ex secretario general va más allá y reclama que «el proceso de primarias debe ser un proceso ilusionante, un ejercicio de autonomía política de los militantes socialistas». «Os garantizo que, por mi parte, así será», añade.

Frente a lo que considera un ataque a su gestión y a su persona, Sánchez reivindica su coherencia y lealtad a los órganos del partido: «Como secretario general del PSOE, y no sólo de palabra sino también con mi conducta, demostré cumplir de forma íntegra todas y cada una de las decisiones del comité federal, incluso, aquellas con las que no estuve de acuerdo, como la abstención al PP, y que motivaron mi dimisión como secretario general y como diputado socialista», explica.

Niega las acusaciones de Vidal

Sánchez ha escrito ese texto en respuesta a las afirmaciones del ex senador de ERC Santiago Vidal sobre negociaciones y reuniones secretas para lograr la investidura del candidato socialista. «El día que anuncié mi encuentro con los militantes socialistas en Sevilla, supe que no iba a dejar a muchos indiferentes. También supe que algunos poderes no iban a quedarse quietos, y tratarían de truncar el proyecto político que muchos queremos para el PSOE. Un proyecto que se resume en ser un partido de izquierdas y autónomo de todo poder económico; un PSOE abierto y participativo; donde la militancia decida en las cuestiones decisivas para nuestra organización política», asegura.

«No lo vamos a tener fácil, de hecho nunca lo tuve como secretario general, y siempre supe que los ataques se producirían. Tampoco pensé que fueran a venir tan pronto, incluso, antes de yo anunciar si presento mi candidatura o no a la secretaria general del PSOE», ha denunciado.

Sánchez califica de «sarta de mentiras» las afirmaciones del ex senador, que asegura que el ex líder del PSOE negoció con la posibilidad de celebrar un referéndum en Cataluña. «Sólo la reforma constitucional, basada en la Declaración de Granada aprobada por los socialistas, permitiría culminar nuestro modelo territorial hacia un Estado federal, y con ello resolver esta grave crisis enquistada por el independentismo de unos y el inmovilismo del actual gobierno de España», responde Sánchez, que vuelve a situarse en la tesis oficial del partido tras haber admitido que Cataluña es una nación en su última entrevista en el programa Salvados.

https://youtu.be/deRxuQlhwK0

Sánchez vuelve a irrumpir así en la vida del PSOE, que se dispone a iniciar un debate político sobre su proyecto para la España del futuro, afrontando reflexiones que no ha tenido «al menos en los dos últimos años y medio en el ámbito de la política».

Así lo ha explicado el diputado vasco Eduardo Madina en una rueda de prensa en Ferraz junto al economista Jose Carlos Díez. Madina, que perdió en las primarias por la Secretaría General frente a Pedro Sánchez en julio de 2014, se encargará de coordinar el debate político, mientras que Díez, que no es militante, pilotará el económico.

La ponencia política

La ponencia política se dividirá en tres bloques. El primero, que analizará «el mundo en nuestro tiempo» y la situación de la socialdemocracia ante la globalización, lo dirigirá el eurodiputado Ramón Jáuregui; el segundo, que analizará la España de hoy del PSOE como partido mayoritario, lo capitaneará el diputado Ignacio Urquizu, y el tercero, que mirará a la España del 2020, estará en manos del diputado José Andrés Torres Mora y la veterana socialista Amelia Valcárcel.

Madina ha explicado que este último capítulo servirá también como una «guía de oposición» para el PSOE, que ahora es el principal partido de la oposición en el Congreso y tiene la «iniciativa institucional». «En el Congreso no sucede nada que el PSOE no quiere que suceda y sucede todo aquello que el PSOE quiere que suceda».

En el Congreso no sucede nada que el PSOE no quiere que suceda», dice Madina

 

Madina ha explicado que la situación política en España no es la de hace veinte ni diez años y el PSOE tiene que «analizar» esta realidad. «Nos hubiera gustado ganar las últimas elecciones, pero sacamos 85 diputados», ha señalado el dirigente socialista, que ha apuntado que la pluralidad del Parlamento es «básicamente» la de la sociedad española actual.

José Carlos Díez, por su parte, ha explicado que la intención del equipo económico es crear un «programa abierto» a todo el que quiera aportar, no sólo la militancia, para hacer así un «proyecto ilusionante para un país, para una sociedad que ha sufrido mucho con esta crisis, y especialmente para los que más están sufriendo la precariedad».

Ha explicado que lleva trabajando en la empresa privada «desde los 26 añitos» y que éste es el proyecto «más ilusionante» que ha encontrado en su trayectoria. Ha reconocido que «ha votado toda la vida» al PSOE y que le dice «sí por convicción», ya que le ofrecen coordinar el diseño de un proyecto de país para la próxima legislatura.