El secretario de Organización de Podemos, Pablo Echenique, ha avisado hoy de que un posible acuerdo entre las diferentes corrientes del partido de cara a la asamblea de Vistalegre II no garantiza que después no se reproduzca una «división» en la dirección del partido como ocurre actualmente.

«Como vimos en Vistalegre I, el hecho de que haya un acuerdo no garantiza que luego no pueda haber una división en el máximo órgano», ha descrito Echenique en referencia a las diferencias entre los partidarios del secretario general, Pablo Iglesias, y el portavoz parlamentario, Íñigo Errejón. Echenique ha recordado que el sistema de elección del Consejo Ciudadano garantiza que gane quien gane la asamblea éste tendrá una composición «multicolor» y por eso cree que lo verdaderamente importante es «trabajar la unidad después de Vistalegre».

Lo que está pasando estas semanas es lo lógico cuando hay una asamblea en un partido democrático»

«No es tan crucial desde mi punto de vista una acuerdo previo como que después de votar nos pongamos a trabajar todos a una con el proyecto mayoritario que haya salido de la asamblea», ha reclamado. En la clausura de la iniciativa de Podemos Atarse los Cordones, Echenique ha recordado que durante la anterior asamblea los medios de comunicación aseguraban que eran Pablo Iglesias y él mismo los que estaban «acuchillando» y disputando una «lucha fratricida», aunque después se ha demostrado que era así.

«Lo que está pasando estas semanas es lo lógico cuando hay una asamblea en un partido democrático», ha insistido el dirigente de Podemos, que lo ha contrapuesto con la reelección ayer del líder de Ciudadanos, Albert Rivera, cuyas «peleas» internas no abren los telediarios. Tras dejar claro que la relación personal entre Iglesias y Errejón es «cordial» además de que absolutamente «secundaria» para el proyecto político, Echeniqueve normal y lógico que las discrepancias en Podemos se amplifiquen y obtengan más relevancia pública porque, a su juicio, es la única formación que supone una alternativa «a las élites del país».