Los grupos de JxS y la CUP han hecho valer su mayoría independentista en el Parlament para vetar la comparecencia del presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, por el «caso Vidal» solicitada por C’s, con el apoyo de PSC, PP y CSQP -la coalición de ICV, Comunes y Podemos en Cataluña-. El argumento del JxS para evitarle el mal trago a Puigdemont es que el vicepresidente catalán Oriol Junqueras ya tiene prevista una comparecencia ante la Comisión de Asuntos Institucionales el próximo día 15, «en la que los grupos de la oposición podrán preguntarle por las declaraciones de Santiago Vidal si así lo desean», argumentan desde la mayoría gubernamental.

La oposición, excepción hecha de la CUP, considera que las declaraciones en las que el ex juez y ex senador de ERC aseguraba que la Generalitat ha creado una base de datos fiscales de todos los catalanes por medios ilegales, ha hecho una lista de jueces afectos al proceso independentista o ha ocultado en los presupuestos partidas por un total de 400 millones de euros para sufragar el referéndum independentista, merecen explicaciones del president. De hecho, el PP mantiene su petición de un pleno monográfico por esta cuestión.

Desde la CUP, sin embargo, no están dispuestos a que el «desliz» de Vidal frente la preparación del referéndum independentista, por lo que el «sí condicional» al Gobierno de Carles Puigdemont del que hablaban el sábado se ha mostrado hoy extraordinariamente sólido en un asunto en el que los antisistema confían, de hecho, en que las palabras del ex juez sean ciertas, pese a las desautorizaciones del Govern.

Así las cosas, parece que será Junqueras, presidente del partido por el que Vidal fue candidato al Senado, quien tendrá que dar las explicaciones pertinentes sobre hasta dónde ha llegado la hacienda catalana en le tratamiento de datos fiscales de los catalanes o cómo piensa sufragar el Govern el referéndum, que nos anticapitalistas reclaman ya para mayo.