La vicepresidenta del Gobierno, Soraya Saénz de Santamaría, ha avisado al independentismo catalán que «cuando se vulnera la legalidad, ésta se reconduce» en respuesta a la escalada soberanista que amenaza con adelantar un supuesto referéndum por la secesión de Cataluña. En declaraciones en el Congreso de los Diputados, la vicepresidenta no ha querido, en cambio, concretar ningún escenario ni adelantar ninguna respuesta, más que hacer un llamamiento al «sentido común y a la legalidad» porque lo contrario «abre la puerta a la arbitrariedad» y se ven afectados «los derechos de los ciudadanos».

«El diálogo y la colaboración son claves para la resolución de los problemas», ha dicho la número dos del Ejecutivo, al tiempo que ha alertado de la deriva social en Cataluña, donde, a su juicio, «se está instalando un modelo muy radical» y extendiendo la intranquilidad entre unos ciudadanos «que no saben lo que va a ser su futuro».

Tras afirmar que el Ejecutivo «está abierto al diálogo, porque no es una operación, es una convicción», ha insistido en que el plan que manejan «es cumplir la ley y respetar los derechos», eludiendo si eso pasa por la aplicación del artículo 155 de la Constitución, que permite asumir temporalmente competencias autonómicas, o aplicar la Ley de Seguridad Ciudadana.

Sáenz de Santamaría regresa mañana a Cataluña junto al ministro de Fomento, Íñigo de la Serna, para visitar las obras de la lanzadera del aeropuerto de El Prat. La pretensión de la vicepresidenta «es mantener su agenda catalana», según fuentes de vicepresidencia.