La mayoría absoluta del PP en el Senado ha impedido que prosperara una moción que el PNV había consensuado con el resto de la oposición con el propósito de que el Gobierno reconociera la responsabilidad el ejército franquista en el bombardeo de Gernika de 1937 y pidiera perdón por aquella masacre.

El PNV había presentado la iniciativa cuando se van a cumplir 80 años de un suceso histórico que ha suscitado la repulsa sin excepción de todos los portavoces que han intervenido en el pleno de la Cámara Alta, pero que no se ha podido trasladar en un texto unánime por discrepancias en la interpretación sobre su finalidad.

Si el portavoz del PNV, Jokin Bildarratz, ha argumentado que el recuerdo de los hechos no era «para enfrentarnos, sino para entender el dolor» sufrido por las víctimas del bombardeo, el portavoz del PP, Iñaki Ormazábal, ha rechazado volver a la dialéctica de «bandos», que ha pedido desterrar para poder así «mirar al futuro».

Bildarratz ha aceptado introducir algunos cambios en su texto original a partir de enmiendas del PSOE, Unidos Podemos y ERC por un lado y de Carles Mulet (Compromís) por otro, para instar al Gobierno a reconocer la responsabilidad del ejército y el Gobierno franquista en todos los bombardeos aéreos contra la población civil y no solamente del ocurrido en Gernika el 26 de abril del 1937.

‘Disculpas al pueblo de Gernika’

Ha mantenido intacta la segunda parte de la moción, donde se pedía al Gobierno a mostrar «sus disculpas al pueblo de Gernika por todo el sufrimiento injustamente causado»; finalmente, la propuesta ha obtenido 101 votos a favor, 138 en contra del grupo popular y tres abstenciones de Ciudadanos y UPN.

En una exposición seguida con un gran silencio por el hemiciclo, Bildarratz ha evocado los pormenores trágicos del bombardeo ejecutado por la Legión Cóndor nazi y aviadores italianos y ha dicho que lo que se pedía no era «nada especial», simplemente ofrecer una «palabra generosa que reconforte a quienes tanto sufrieron».

Es más, ha advertido de que «todo el ruido que queramos hacer en torno a esta moción» está interfiriendo en su verdadero propósito, que según él no era más que «acercarnos a todo ese sufrimiento».

Por parte del PP, Oyarzábal ha defendido una enmienda de sustitución -no aceptada por el PNV- en la cual el grupo popular pedía que el Senado recordara «el horror» padecido por las víctimas del «terrible ataque» de Gernika, sin atender la demanda de perdón por parte del Gobierno que sí incluía la iniciativa original.

El senador vasco ha remarcado que el símbolo de Gernika no debe instrumentalizarse, ha recordado que los Gobiernos de España han condenado en muchas ocasiones aquel episodio bélico y, arropado por los aplausos de los senadores del PP, ha dicho que él no se siente heredero de ninguno de los dos bandos, sino de la democracia, y que los españoles tienen derecho a que se deje de hablar de bandos.

«Remover sin pasar facturas»

Desde el grupo socialista, Antonio Rodríguez Esquerdo ha considerado «muy saludable» recuperar la memoria «con rigor» y por eso ha apoyado una moción que pretendía «remover» las conciencias «sin pasar facturas» a partir del recuerdo al primer ataque aéreo masivo contra población civil.

El portavoz de Unidos Podemos, Joan Comorera, ha reseñado las otras muchas ciudades masacradas por bombardeos durante la Guerra Civil, como 140 poblaciones catalanas o el asedio a Barcelona, y ha pedido a los senadores del PP que apoyaran la iniciativa «si no quieren que se les identifique como herederos del franquismo».

Joan Bagué, del PDeCAT también ha aludido a los bombardeos indiscriminados sobre Barcelona y Cataluña, y Carles Mulet, de Compromís, ha aludido a los bombardeos en Valencia, Castellón y el área mediterránea, y ha asegurado que «no queremos abrir heridas nuevas, sino que las que están abiertas se puedan cicatrizar».

En nombre de EH-Bildu, Jon Iñarritu se ha preguntado por qué el Gobierno español no quiere pedir perdón por Gernika cuando hace muchos años que lo hizo Alemania, y ha reclamado que el «Gernika» de Pablo Picasso sea trasladado a esta población vizcaína.