El Pleno del Parlamento Vasco ha vuelto a vivir una sesión tensa en la que la falta de condena de la historia de ETA por parte de la izquierda abertzale ha disparado la crispación. En el orden del día se debatía una propuesta del PP, planteada a raíz del homenaje a 22 etarras protagonizado por un grupo de adolescentes de un instituto público de Hernani el pasado 27 de septiembre y en el que, tras la lectura de un comunicado, se les bailó un aurresku de honor. La formación popular instaba a poner en marcha en las aulas del País Vasco un plan integral para erradicar el odio y deslegitimar el terrorismo entre la juventud vasca.

En su presentación el portavoz del PP, Borja Semper ha asegurado que desde el entorno de la izquierda abertzale se siguen sin condenar actos de «exaltación del terrorismo» como el ocurrido en el instituto guipuzcoano. Semper ha recordado cómo durante décadas en el País Vasco miles de jóvenes justificaban la acción criminal de ETA detrás de pancartas y al grito de «ETA mátalos». Ha apuntado que incluso durante un tiempo tuvo que escuchar cómo jóvenes de su misma edad proclamaban: «¡Semper, el próximo en la lista!». El representante del PP ha reprochado que, como entonces, la falta de condena continúa instalada en el entorno radical. Se ha dirigido directamente al portavoz de EH Bildu, Julen Arzuaga, a quien ha acusado de que «probablemente usted, si hace siete años me hubiesen pegado un tiro, lo hubiera justificado. Hubiera dado una explicación política al hecho».

“No eran etarras, eran personas muertas”

En su réplica, el representante de la izquierda abertzale ha asegurado que no entraría en «especulaciones» sobre cuál sería su actitud ante la situación planteada por Sémper. Arzuaga sí ha apuntado que en lo acaecido en el instituto de Hernani -y que Covite remitió a Naciones Unidas y llevó a la Audiencia Nacional- «yo no veo exaltación del terrorismo». En su opinión lo que hicieron los jóvenes mostrando imágenes de una veintena de miembros de ETA, algunas de la cuales se colocaron en el centro educativo, «no fue homenajear a miembros de ETA» y mucho menos honrarlos por su «expediente delictivo»: “No eran terroristas, no eran miembros de ETA porque estaban muertos, se trataba de personas muertas. Parece que tampoco es posible recordar a los muertos, homenajearlos».

Entre las imágenes de miembros de ETA que se exhibieron en aquel acto figuraban Juan Oyarbide Aranburu, que según Covite estaría implicado en hasta 12 asesinatos, así como José Manuel Aristimuño, alias Pana, vinculado con los asesinatos del jefe de los Miñones de Álava Jesús Velasco, el responsable de la Policía Municipal de Vitoria Eugenio Lázaro y del agente del Cesid Antonio Recio.

Bildu: «Buscan en el delito de odio un nuevo asidero para alimentar a la Audiencia Nacional»

EH Bildu ha situado este tipo de iniciativas del PP en un intento por sustentar «un nuevo asidero» para «criminalizar» a la juventud del País Vasco. Arzuaga ha asegurado que ante el debilitamiento de la tipificación del delito de terrorismo, el Gobierno ha impulsado una campaña para extender el delito de «odio», un tipo penal «resbaladizo»: «Necesitan un sustituto para seguir alimentando a la Audiencia Nacional y mostrar una falta de normalidad». Al final de su intervención el representante de la izquierda abertzale ha mostrado una imagen en la que se veía a un agente de la Guardia Civil mostrando a un niño empuñar un fusil para asegurar después que eso sí respondía al intento de generar «odio» en los más jóvenes.

Podemos ve “inaceptable” ensalzar a un etarra

Desde El karrekin, Podemos ha defendido la necesidad de deslegitimar la violencia en las aulas vascas, pero su portavoz, Pili Zabala, ha recordado que es algo que ya se está haciendo. Ha afirmado que ella participa en su condición de víctima de los GAL como una de las docentes del programa Adi Adian, aprobado en tiempos de Patxi López, que se imparte en decenas de centros vascos y que cuenta con el testimonio de víctimas de ETA, del GAL y de abusos policiales.

Zabala ha asegurado que actos como los del Instituto de Hernani son «inaceptables» por suponer honrar a personas que cometieron graves vulneraciones de los derechos humanos, «no se puede permitir el ensalzamiento de un miembro de ETA», ha asegurado. La representante de Podemos ha añadido que en este proceso de deslegitimación no se debe olvidar otro tipo de abusos como las torturas y los excesos policiales practicados durante décadas en el País Vasco.

Desde el PNV se ha reprochado al PP que plantee esas propuestas cuando ya existen programas educativos que se activaron en 2010. El portavoz nacionalista, Íñigo Iturrate, ha asegurado que los populares han vuelto a pretender «el minuto de gloria mediática» reclamando un programa que ya funciona. Iturrate ha asegurado que Adi Adian ya ha sido impartido a más de 8.000 estudiantes vascos en 63 colegios y con la colaboración de una treintena de víctimas de la violencia. «No estamos dispuestos a que la violencia se utilice como arma arrojadiza».

PSE: «Pregúntense qué dirían si se homenajeara a un grupo de torturadores»

Por último, desde el PSE, su portavoz, José Antonio Pastor, también ha recordado que los proyectos de deslegitimación de la violencia ya están en vigor y por tanto la propuesta parlamentaria carecía de sentido. Ha reiterado su «estupor» por el episodio registrado en el centro de Hernani. Ha instado a quienes hace seis años, cuando se puso en marcha el programa escolar, «los de esta bancada –en referencia a EH Bildu- decían que queríamos adoctrinar y secuestrar las conciencias de los jóvenes», a preguntarse cuál sería su posición si a quien homenajeasen en un centro escolar fuera a «un grupo de torturadores». Ha considerado que la posición del PP es «sobreactuada» al tratarse de un episodio puntual que no refleja la generalidad del sistema educativo vasco.