Ciudadanos ha propuesto este lunes al PP una reforma legislativa para limitar a ocho años consecutivos el mandato de los presidentes del Gobierno, que, de aprobarse, impediría a Mariano Rajoy presentarse a la reelección cuando concluya su segundo mandato al frente del Ejecutivo.

La modificación legislativa sólo necesitaría un cambio mínimo en la Ley del Gobierno, añadiendo un párrafo a su artículo 11, mediante el cual se establecería que «para ser presidente del Gobierno se requiere (…) no haber ostentado este cargo durante los dos mandatos inmediatamente anteriores a su propuesta de nombramiento, siempre que estos sumen al menos ocho años».

Ciudadanos afirma que no piensa en Rajoy, sino en España, aunque la reforma sería de aplicación inmediata

El texto de la fórmula concreta ha sido entregado hoy al PP en una reunión de la que ha dado cuenta en rueda de prensa el portavoz de Ciudadanos en el Congreso, Juan Carlos Girauta. Aunque el diputado ha dejado claro que su partido no hace esta propuesta «pensando en Rajoy, sino pensando en España», lo cierto es que la redacción dada al nuevo artículo supondría, al ser de «aplicación inmediata», que dentro de dos años y diez meses el jefe del Ejecutivo habría cumplido los ocho años reseñados en la ley. Si pasado ese tiempo se volvieran a convocar elecciones, fueran o no anticipadas, Mariano Rajoy no podría ser candidato.

A la reunión ha asistido Girauta junto al portavoz sustituto de Ciudadanos, Miguel Ángel Gutiérrez, y el vicepresidente segundo del Congreso, Ignacio Prendes, así como el portavoz del PP, Rafael Hernando, el portavoz adjunto, José Antonio Bermúdez de Castro y el secretario de Estado de Relaciones con las Cortes, José Luis Ayllón.

Supresión de aforamientos

En el encuentro, Ciudadanos también ha hecho llegar a sus interlocutores otra propuesta incluida en su acuerdo previo a la investidura de Rajoy, la referida a la supresión de aforamientos para diputados, senadores y miembros del Gobierno, que afectaría a unos 650 aforados. Se trataría de afrontarla mediante una reforma exprés de la Constitución, con una mayoría reforzada de tres quintos del Congreso, así como con las modificaciones parciales de la Ley Orgánica del Poder Judicial (LOPJ) y de la Ley de Enjuiciamiento Criminal (LECrim).

Girauta ha asegurado que esta iniciativa daría lugar a una reforma «histórica», coherente con una demanda que «el tiempo ha convertido en clamor» y que su partido hace bajo el convencimiento de que los políticos deben «renunciar» a sus «privilegios» de manera que sean juzgados por el juez que les corresponda y no por el Tribunal Supremo, previo suplicatorio, como ocurre ahora.

Los representantes de Ciudadanos se han emplazado a una segunda reunión a finales de semana para que el PP le comunique sus comentarios o contraofertas a las propuestas que han puesto negro sobre blanco y que el portavoz ha llegado a calificar de «irrenunciables».

Ha dicho también que ninguna de las dos ha cogido por sorpresa al PP y se ha mostrado convencido de que al final habrá una iniciativa parlamentaria conjunta de ambos grupos respecto a la limitación de mandatos del presidente del Gobierno.

En el caso de los aforamientos, la mayoría reforzada requerida haría necesario el apoyo de más fuerzas políticas, y él apuesta por un acuerdo como mínimo de los cuatro partidos de ámbito nacional (PP, PSOE, Podemos y Ciudadanos) para sacarla adelante. Si alguno pusiera obstáculos, ha advertido, tendría que dar «muchas explicaciones» para vetar una reforma que está al alcance de la mano para una gran mayoría parlamentaria que se ha comprometido a acabar con los aforamientos.