Hora y cuarto de reunión no han servido a la formación de Albert Rivera para arrancar a los populares algún compromiso concreto. Los representantes de PP y Ciudadanos se han sentado este martes para tratar dos de las medidas sobre regeneración democrática que se firmaron en el pacto de investidura: la limitación de mandatos y el fin de los aforamientos. Ambos partidos han querido mostrar su satisfacción tras este encuentro pero no han sabido concretar qué avances se han llevado a cabo y han puesto de manifiesto las discrepancias que sigue habiendo entre ellos.

El portavoz de Ciudadanos, Juan Carlos Girauta, ha recalcado que las seis condiciones que pusieron a los populares “están encarriladas y avanzando”, algo en lo que ha coincidido el portavoz del PP, Jose Antonio Bermúdez de Castro, pero ambos han reconocido que hay discrepancias “de tipo jurídico”. Respecto a las dos medidas tratadas en la reunión, los portavoces de la formación naranja han recibido, según Girauta, una “contrapropuesta por escrito del PP, que estudiaremos”.

Ambos partidos están de acuerdo en las medidas, pero no en las formas

Los dos partidos, en sendas comparecencias, han reconocido que están de acuerdo en llevar a cabo las dos medidas planteadas este martes, pero no los medios. Esto es, reformar la Constitución. Acabar con los aforamientos exige modificar la Carta Magna y el PP teme que Podemos pueda aprovechar esa reforma para exigir un referéndum, tal y como ha admitido este martes Rafael Hernando. Por el contrario, para limitar el mandato del presidente del Gobierno sólo es necesaria una reforma de la Ley de Gobierno, como han planteado los representantes de la formación naranja, pero los populares consideran que esta medida es demasiado relevante como para llevarla a cabo de esta forma y pretenden que, de hacerse, se cambie también la Constitución, lo que implica el mismo riesgo.

Ciudadanos no ha querido poner un plazo para el cumplimiento de estas medidas ya que, para ellos, el único plazo a cumplir eran estos tres meses. “Se trataba de que en los tres primeros meses se encarrilaran y considero que están encarriladas”, ha afirmado Girauta.

Comisión de investigación

Durante la reunión, Girauta ha entregado un documento firmado por él mismo para llevar de forma conjunta la próxima semana una comisión de investigación sobre la financiación irregular del PP, tal y como firmaron en el acuerdo. El portavoz de Ciudadanos ha mostrado su “plena convicción” de que su homólogo en el PP, Rafael Hernando, firmará dicho documento y registrarán la propuesta en el Congreso en los próximos días.

Por su parte, Bermúdez de Castro ha echado el freno a la afirmación del portavoz naranja y se ha limitado a decir que “vamos a estudiar el documento”, advirtiendo de que ya hay en marcha una subcomisión sobre regeneración democrática en la que se verá la financiación de los partidos. De no aceptar la comisión de investigación, Girauta ha insistido en que se estudiará igualmente, aunque sea buscando el consenso con el resto de partidos.

El portavoz de Ciudadanos ha recordado las palabras de Maillo de este lunes, en las que afirmaba que aceptaron las condiciones interpuestas porque “eran lentejas” y sólo las firmaron porque era la única vía de comenzar la legislatura. Ante estas declaraciones, Girauta ha calificado de inmovilista al Partido Popular y ha señalado que “sabíamos que íbamos a tener que empujarles un poco” ya que no iban a regenerarse por voluntad propia.

A la reunión han acudido, por parte de Ciudadanos, además de Girauta, el secretario general del grupo en el Congreso, Miguel Gutiérrez, y el vicepresidente primero de la Cámara, Ignacio Prendes. Del Partido Popular han asistido el portavoz en el Congreso, Rafael Hernando, el secretario general del grupo, José Antonio Bermúdez de Castro, y el secretario de Estado de Relaciones con las Cortes, José Luis Ayllón.