La Fundación para el Desarrollo Económico y Social de la Comunidad de Madrid, comúnmente conocida por su acrónimo Fundescam, ha vuelto a emerger en el centro de las pesquisas que apuntan a la financiación irregular del Partido Popular en la región. La pieza sobre esta causa, en la que el juez de la Audiencia Nacional Eloy Velasco aún mantiene el secreto de las actuaciones, investiga concretamente si el partido canalizaba a través de esta fundación las donaciones opacas que presuntamente recibía por parte de grupos empresariales a cambio de adjudicaciones públicas.

No es la primera vez que se indaga en el rol de Fundescam y en su relación con el Partido Popular de la Comunidad de Madrid. De hecho, el entonces juez instructor del caso Gürtel, Antonio Pedreira, ya acreditó en 2010 que el partido había financiado actos institucionales y de campaña durante los años 2003 y 2004 con fondos procedentes de su fundación vinculada, que al mismo tiempo los habría captado a través de donaciones de empresas adjudicatarias de contratos públicos.

En concreto, la UDEF documentó entonces que, sólo en 2003, la fundación habría recibido hasta 900.000 euros de empresarios afines, entre ellos el hoy encarcelado Gerardo Díaz Ferrán, ex presidente del Grupo Marsans y de la Confederación Española de Organizaciones Empresariales (CEOE). Sin embargo, la pieza acabó archivada al entender que los delitos habían prescrito.

Los agentes de la UCO tratan de probar que Fundescam financiaba actos del PP con donaciones de empresarios a cambio de contratos

Fundescam vuelve al primer plano ahora, pero no en Gürtel, sino en la única de las 14 piezas de la trama Púnica que permanece bajo secreto de sumario por orden de Eloy Velasco, la correspondiente a la financiación irregular del PP en Madrid, revitalizada a principios del año pasado tras encontrarse en la agenda del ex número dos de Esperanza Aguirre, Francisco Granados, anotaciones correspondientes a presuntas donaciones irregulares por parte de la constructora OHL entre 2011 y 2014, que se habrían producido a través del consejero Javier López Madrid. El empresario, imputado en esta pieza por los presuntos delitos de cohecho y blanqueo de capitales, habría entregado al partido más de dos millones de euros en donaciones que permanecen bajo investigación.

Los registros efectuados por la Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia Civil en el domicilio del ex gerente del partido Beltrán Gutiérrez, que afronta los mismos cargos que López Madrid, parecen apuntar a que esas y otras donaciones habrían llegado al Partido Popular a través de Fundescam, según publica este miércoles El País.

Delito continuado

Esto desmontaría la teoría con la que la financiación irregular a través de esta fundación quedó enterrada en Gürtel, es decir: que los delitos no están prescritos, sino que han continuado produciéndose por lo menos hasta octubre de 2014, cuando estalló la operación Púnica, se acumularon las detenciones de cargos públicos y Granados entró en prisión.

La Guardia Civil ha reclamado las cuentas de la Fundación desde 2010 hasta 2014

Para tratar de probarlo, los agentes de la Guardia Civil han requerido durante las últimas semanas las cuentas de la Fundación durante los años 2010 a 2014 con el objetivo de cotejar sus entradas y salidas de dinero con los costes derivados de la organización de actos del Partido Popular en la Comunidad de Madrid, que por ley tendrían prohibido financiar. Sin embargo, ya en el año 2012, la Agencia Tributaria, pese al archivo de la causa en Gürtel, aseguró que «al menos una parte de la facturación» emitida por las empresas organizadoras de eventos a Fundescam era «falsa» y que «el cliente real» final era el Partido Popular.

Esperanza Aguirre ha negado en numerosas ocasiones que el papel de Fundescam fuera el de inyectar dinero de manera ilegal en el partido durante el tiempo en el que ella ocupaba la presidencia de la Comunidad de Madrid. Lo hizo en enero de este año, a raíz de una información de El Confidencial en esta línea, y ha vuelto a restar importancia a su rol en la financiación del partido este miércoles, preguntada por las informaciones publicadas en prensa.

«He sido presidenta, podía haberme ocupado de la financiación y no lo hice porque había cuatro personas que se ocupaban de ello, que eran el tesorero, el secretario general, el gerente y el contable», ha declarado la ex presidenta de la Comunidad durante un acto conmemorativo del Día de la Mujer. «Podría haber vigilado la financiación pero no la vigilé», ha subrayado, aunque ha insistido en que ni le constaba entonces ni le consta actualmente que en el PP madrileño existiera una trama de financiación ilegal durante su etapa al frente del partido, ni a través de Fundescam ni de ninguna otra manera.