Tras meses de trabajos y dos semanas de duros forcejeos con la dirección catalana de Podemos, Barcelona en Comú (BComu) el partido que lidera Ada Colau, ha anunciado el acuerdo «con el resto de las fuerzas políticas confluyentes para seguir sumando y construyendo un espacio político que esté al lado de la ciudadanía que pedía una alternativa política al gobierno del 3%». La nueva formación, que previsiblemente liderará el actual portavoz de los comunes en el Congreso, Xavier Domenech, celebrará su asamblea constituyente el próximo 8 de abril. Entonces se validará el acuerdo entre BComú, Podemos, ICV y EUiA -el referente de Izquierda Unida en Cataluña- para crear un nuevo partido de izquierda de ámbito autonómico.

Para llegar a este acuerdo, que el líder de Podemos en Cataluña, Albano Dante Fachín, dio por prácticamente descartado ayer, los Comunes se han comprometido a no copar la ejecutiva del nuevo partido con afines. Una cesión que queda lejos de las exigencias de Dante, pero que habría satisfecho a Pablo Iglesias, quien en las última horas se ha implicado en la negociación para salvar la confluencia en Cataluña, la comunidad donde esta fuerza tiene mayores expectativas electorales.

Una ejecutiva más plural

El nuevo partido tendrá dos organismos de dirección, la Ejecutiva, integrada por 33 miembros, y la Coordinadora nacional, formada por 120 personas. Tal y como preveía la propuesta de Domènech que rechazó el líder catalán de Podemos, podrán presentarse a estos organismos personas en equipos de listas abiertas o individualmente. Sin embargo, no se podrá presentar ninguna lista completa, como pretendía Domènech, “para asegurar que los organismos tengan una representación plural” según señala el comunicado emitido hoy. Así, las candidaturas a la ejecutiva podrán tener un máximo de 25 miembros, y 96 nombres las listas para la Coordinadora.

En la propuesta inicial, Domènech había ofrecido a las confluencias una candidatura conjunta para la ejecutiva con cuatro miembros de cada uno de los partidos, reservándose el resto de la ejecutiva para independientes de su confianza, lo que le habría dado la mayoría por sistema en la dirección del partido. Podem se opuso en solitario a esta propuesta, en un pulso que Dante Fachín llevó hasta el final, convocando una consulta entre sus bases que se ha saldado el pasado fin de semana con escasísima participación. Tras el fiasco, Iglesias ha tomado cartas en el asunto para evitar la ruptura en Cataluña, y fruto de esa intervención es el acuerdo de hoy.

Tras hacerse público, Domènech e Iglesias han comparecido en el Congreso para felicitarse por el acuerdo, que ambos han calificado de “histórico” repetidas veces. El hombre de Colau en Madrid ha augurado, gracias a la nueva formación, la construcción “una Cataluña donde haya justicia social, donde no haya corrupción, donde podamos revertir todo lo que hemos sufrido estos años. Esto lo hacemos juntos, es un hecho histórico”, ha concluido, mientras Iglesias ha agradecido la «generosidad» de Domenech y Albano Dante para estar «mas cerca de una organización autónoma, nacional en Cataluña, que va a ser nuestro referente en términos de hermandad».