El ex presidente de la Generalitat Artur Mas ha dado este miércoles por muerto un acuerdo con el Gobierno español y ha pedido un pacto de Estado pero, además, ha dicho que aceptaría que fuese el Estado quien propusiese una «opción alternativa» que se votaría conjuntamente en el referendo independentista.

En un desayuno informativo organizado por la revista Vanity Fair, Mas ha instado a que «alguien» proponga una opción alternativa que al lado de la independentista se votaría en el referendo. «Serían dos preguntas en positivo, sí o sí». Y sobre el pacto de Estado para resolver el conflicto catalán, el ex presidente ha explicado que no se refiere a la Corona, sino al Gobierno con los partidos políticos y el Parlamento.

Mas ha subrayado que la experiencia demuestra que los pactos con el Gobierno suelen acabar en «aguas de borrajas» ya que otros actores lo pueden cortocircuitar y ha cuestionado las garantías de pactar la celebración de un referendo incluso con un Gobierno alternativo. «¿Cuánto duraría ese referendo en manos de un Tribunal Constitucional dominado por la parte conservadora?» se ha preguntado Mas.

Por ello, ha insistido en que si se quiere un pacto «de verdad» sedimentado en la confianza mutua hay que hacerlo con el Estado. Y el Estado es un Gobierno, un Parlamento, varios partidos políticos y un árbitro constitucional que «nos tiene que decir las reglas de juego futuras», ha dicho.